2 de noviembre de 2004

El Exorcista: El comienzo

Indiana Jones tras la Fe Perdida
Por El Padre Amaro y El Poseído

El Padre Amaro: Si Dios fuera al cine (y una parte de mi me dice que va frecuentemente) de seguro odiaria los intentos de los productores Hollywoodenses por exprimir los bolsillos de los espectadores. Prueba de ello es que para que llegara la hora de la realización de la más reciente entrega de El Exorcista se necesitó que falleciera el director contemplado originalmente y su sucesor fuese botado por los productores debido a que su realización no tenía la suficiente “calidad” como para ser un hit de taquilla. Sin embargo, tal parece que al final la producción vendió su alma al diablo, consiguió otro director y es de esta manera que llega El Exorcista: El Comienzo.

Poseído: ¿Cómo defender lo indefendible? si desde un principio se sabe que eso de hacer precuelas nunca funciona, si no pregúntenle a mi George Lucas. Pero bueno… que mejor que en esta época de truco o travesura, chichiliques al por mayor e historias de ultratumba, escudriñar como empezó una de las historias más inquietantes de la historia del cine. Y es que El exorcista de Friedkin de 1973 hoy se sostiene como todo un clásico del terror, cosa que no sucede con esta entrega de Renny Harlin que tiene un impresionante curriculum como director al ser el creador de clásicos churros como Duro de matar 2, Pesadilla en la calle del infierno 4 y La Pirata, que no le hizo ningún favor a la hoy decadente Genna Davis.

El Padre Amaro: Volviendo a la cinta, debo de confesar que mis expectativas eran de lo mas bajas… tal vez por eso no me decepcionó tanto y en ocasiones se me hizo increíblemente divertida… pero… ¡un momento!, se supone que es una película de terror, no una comedia… Ok, olviden lo que escribí. Tiene varios errores esta película, siendo el principal querer explotar una franquicia que desde hace años se demostró que no daba para más. El Exorcista solo hay uno…. todas las demás no debieron haberse realizado.

Poseído: Esta “nueva cinta” nos presenta al padre Merrin (Stellan Skarsgard, que de seguro Dios lo castigó por andarle haciendo esas cosas a mi Nicole Kidman en Dogville) como un remedo de Indiana Jones, sin fé y con las secuelas de haber presenciado las atrocidades perpetradas por los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Merrin llega a Kenia (¿?) en busca de una antiquísima iglesia cristiana enterrada en la arena por razones desconocidas. Y justamente ahí es donde se empiezan a desatar sucesos inexplicables donde se pondrá a prueba la fé y las creencias de nuestro padre Merrin, que quien lo viera! hasta novia agarró y se ponía unas guarapetas de miedo!

El Padre Amaro: Aprovechando el hecho de que el Padre Merrin, perdón, Señor Merrin deja el sacerdocio es que deciden inyectarle algo de romanticismo y tensión sexual con una doctora que atendía a los pobres habitantes del lugar. Es entonces cuando empiezan a ocurrir sucesos extraños, a tal grado de que uno de los niños aparenta presentar condiciones no explicables médicamente (cualquier parecido con la original es mera coincidencia) y un joven sacerdote revela la importancia que tiene la Iglesia Enterrada para el Vaticano… y por qué no es extraño que todos esos sucesos se desencadenen. Es entonces cuando Merrin deberá decidir que es mas importante, una visión científica o recuperar su fe para afrontar los problemas que le esperan.

Poseído: Izabella Scoupco es el interés amoroso del padre Merrin a la cual ya habíamos visto antes hablándole al oído a Pierce Brosnan como chica Bond en Golden Eye. Sus orígenes como modelo, son los que la limitan a desarrollar y llevar hasta sus últimas consecuencias el papel de la doctora que será parte fundamental de esta historia, que la verdad no es tan mala, pero si muy aburrida…

El Padre Amaro: Efectivamente. La historia, si le quitamos la asociación con El Exorcista, la película no es tan mala. Sin embargo si deja mucho que desear. Desde efectos chafas hasta apariciones del “hombre araña demoníaco”, seguido de una falta de credibilidad en varios elementos de la historia. Por otra parte, pierde varios detalles que hicieron a la original una joya del cine de terror, entre los que podemos listar su excelente realización y el hecho de que estaba basada en el caso mejor documentado de un exorcismo en la iglesia católica, cosa que hace todavía más espeluznante a la cinta… y elemento completamente ausente en esta historia.

Poseído: ¿Como olvidar a mi Linda Blair, levitando, girando la cabeza, y bajar la escalera a paso de araña?! Yo pensé que en esta precuela íbamos a saber que era lo que había cenado Regan, la niña posesa, para que aventara senda vomitada verde… pero nada más que eso… Ni la fotografía de Storaro (sospechamos que le debía una lana al director) logra salvar algo que desde que se planeó, el chamuco tenía en sus garras… sin temor a equivocarme, la mejor comedia (involuntaria) del año… claro después de Zapata.

Números Pazuzus:
2: Veces que tuvo que rodarse esta película debido a que la primera no era tan “de miedo”… lastima que les salió “de risa”… ¿Cómo estaría la primera?
85 (Millones de Dólares): Monto aproximado que costo la realización de esta película… bueno, las dos veces que se realizó.
-5: Calificación otorgada a las pelucas y maquillaje Mi Alegría así como a los efectos especiales. ¡No puede ser que los efectos de hace 30 años sean mejor que los de ahora!
375 527: Total de moscas aparecidas en pantalla.