18 de abril de 2005

Amor Eterno

Amor Eterno
(o por que los títulos en español suenan a canción viejita)
por Amelio y el Soldado Ryan


Amelio: Dejando en 2do. lugar en la lista de los nombre más cursis y horrorosas traducciones a Golpes del destino (Million Dollar Baby), llega a nuestra salas cinematográficas la más nueva película del más imaginativo y creativo de los directores jóvenes franceses. Jean Pierre Jeunet presenta "Amor eterno" (uaghhhh) con toda la carga visual que lo caracteriza.
El Soldado Ryan: Reconocido por filmes de la talla de La Ciudad de los Niños Perdidos y Amelie, y desconocido por películas que sería mejor olvidar (como Alien: Resurrección) es que nos llega una película de guerra, demostrando que de las guerras, la francesa es más hermosa, gracias al lirismo visual y buen manejo de imagen que tiene Don Pierre Jeunet.
Amelio: La historia es sencilla: Mathilde está comprometida, y su cuasi marido es enrolado en el ejército francés para combatir en la Primera Guerra Mundial. La mujer (interpretada con magistral sutileza por Audrey Amelié Tautou) es notificada de que su amado Manech ha muerto. Amelié digo Mathilde se aferra a la esperanza de que su hombre está vivo y cual Jessica Fletcher de Reportera del Crimen empieza a indagar para dar con el amor de su vida...
El Soldado Ryan : Entre una mezcla de guerras, humor negro, romance y cosas peores se da la búsqueda. Al saber que su marido iba a ser ejecutado junto a otros cuatro fantásticos, digo, soldados, debido a que se auto mutilaron con el fin de ser dados de baja del ejercito, empieza a buscarle el rastro a dichos soldados, con la esperanza de averiguar quien fue el último en saber de su flaco.

Amelio: Las impresionantes atmósferas recreadas por Jeunet que repite equipo con el fotografo de Amelié, Bruno Delbonnel, nos sumergen en una paleta de colores rica en ocres y colores contrastantes. Secuencias de infinita belleza y poesía son insertadas con tal precisión y maestría que en más de una ocasión me dejaron con la boca abierta. Ojo a la secuencia del homicidio del lujurioso panzón donde la sangre y la brutalidad se convierten simple y sencillamente en arte.

El Soldado Ryan: Desgraciadamente se empeñaron tanto en el aspecto visual que se descuidaron otros de vital importancia. La música ya no esta a cargo del genial Yian Tiersen, sino del buen Angelo Badalamenti, quien, aunque es un master, no tiene la emotividad necesaria para este tipo de películas. Por otra parte, la historia tiende a revolverse, ya que al ser construida a través de los pedazos de información que reúne la buena Mathilde, la historia va y viene, entrando y saliendo del tema principal, con detalles que aunque son divertidos, distraen más de lo que aportan a la historia.
Amelio: A very long engagement (por su título en inglés, me gusta como se pronuncia, "engueichment" aunque su significado me da urticaria) apuesta nuevamente como en Amelié, al destino, al azar. Apuesta a la voluntad de acero de una mujer que aunque enferma de polio, hace hasta lo imposible para recobrar la esperanza que el destino se empeña en arrebatarle. Con sendas nominaciones a los premios de la Academia en Fotografía y Dirección de Arte, Amor eterno, se olvida por momentos de la premisa inicial para diluirse entre tantos personajes secundarios. Lo único reprochable para un director que de seguro tendrá nuevas oportunidades para redimirse.

El Soldado Ryan: Ojo, sale mi lesbiana gringa favorita (tal vez la recuerden como la amiga de un canibal muy famoso) en un papel genial, interpretando a la esposa de uno de los otros soldados. Su historia es uno de esos detalles que hacen que brille la película. Una propuesta bastante decente en el cine... especialmente si consideran que esta la segunda parte que nunca debió ser de Miss Simpatía... toda una joyita (recomendable para malas mujeres o cuarentonas que buscan auto justificarse)

Churrómetro:

Amelio 3.5
Soldado Ryan
4

Lista de Reclutamiento

MMM: Nop, no es 3000 en romano. Manech aiMe Mathilde/Manech aMa a Matilda. Frase clave de la película.
20: Edad de la inocente y empeñosa Amelié... digo Mathilde.
3175: escalones que el buen Monech tiene que cargar a su querida Mathilde para subir a un Faro y empezar su lindo romance...
1: Píe Funcional de la buena Mathilde... con eso que era de la pata coja...