24 de noviembre de 2006

Temporada 2, Episodio 8 - La Science des rêves

En donde se revela la ciencia del sueño, Gael se personifica a sí mismo y un crítico de cine se queda dormido al final de la película.

Recien desempacado del Cuarto Festival Internacional de Cine de Morelia, les traemos una que otra nota y comentario sobre películas próximas a estrenarse. Si querían entrevistas exclusivas y reveladoras con gente de la farándula, lamento decepcionarlos (además ya se publicaron cosas al respecto en otros medios o en secciones de este, su periódico de confianza).

Una de las películas que tuve oportunidad de ver en su premier en el festival, es precisamente la más reciente producción del franchute Michel Gondry, director de naturaleza videoclipera y cuya más reciente producción fue “Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos” con guión del sensacional Kauffman. En esta ocasión el guión corre a cargo del mismo Gondry y debo decir que fue una muy agradable sorpresa.

Hay muy pocas películas en las que me he sentido directamente identificado con los personajes y debo decir que La Science des reves (La ciencia del sueño) es una de ellas. Siguiendo la muerte de su padre en México, Stephane Miroux (Gaél García) se dirige rumbo a París para reencontrarse con su madre, la cual le consiguió trabajo en una agencia creadora de calendarios. Mientras que lidia con la realidad de ser un joven extremadamente imaginativo atrapado en un trabajo increíblemente aburrido, se enamora de su vecinita Stephanie (Charlotte Gainsbourg) al mismo tiempo que la delgada línea entre su mundo imaginario y el real se entremezcla de maneras por demás surrealistas.

Gaél García se interpreta a si mismo de manera consistente… digo, tendría que ser así ya que se ha interpretado el solito desde 1978. No me malinterpreten, esto no significa que sea mala su actuación, sino todo lo contrario. Su personaje tiene la peculiaridad de ser un mexicano en París. La cinta se narra en su mayoría en inglés (a pesar de tanto francés trabajando) y es comprensible, ya que así es más fácil que alcanzara otros mercados. Como un joven inseguro, creativo y que tiende a escapar de la realidad para refugiarse en su propio mundo interno alterno (donde el es el presentador, productor, editor y todo lo demás, rodeado de cámaras de cartón, recetas oníricas y fantasías visuales.

El desarrollo de la historia es muy bueno. Confieso que me divertí bastante con la primera mitad de la cinta, al mismo tiempo que me sentía súper identificado con la caracterización de Gael (¿Quién no sueña despierto?) y los divertidos diálogos entre los personajes me sacaban varias carcajadas. Imagínense la secuencia con diálogos íntimos entre Stephanie y Stephan, se toman de las manos y ella dice “Creo que mis manos son muy grandes” a lo que él responde: “eso significa que seguro tienes un gran pene”. ¡Por Dios!, ¡Quien dice semejantes barbaridades!, je je… creo que ya saben por que me identifiqué.

En conclusión, una cinta muy recomendable. Sin embargo, tengo que confesarles algo… al final de la película me quede dormido… No se si era por el exceso de trabajo, la falta de sueño, problemas con el guión o me clave tanto en la cinta, que así como Stephan entremezclaba sus sueños con la realidad, yo mezcle los míos con la cinta… de cualquier manera creo que el que terminara con un gorila con chamarra azul me sacara del cine no era muy buen final (lol).

Bueno, esto es todo por el momento. Recuerden que si quieren, pueden dejarnos sus comentarios en http://churrosypalomitasonlain.blogspot.com/ donde estamos más que felices de leer los sueños de nuestros lectores. Próximamente más críticas y reseñas sobre el resto del festival.