24 de noviembre de 2006

Temporada 2, Episodio 9 - Babel

En donde el director nos receta su fórmula tradicional y el espectador se hace pelotas por que está hablada en otro idioma.

Alejandro González Iñárritu es talentoso. En los tres filmes y otras cuantas producciones que ha realizado (como sus cortos de Powder Keg y el del 9’11”) nos ha demostrado que tiene una capacidad muy particular para la narrativa. A algunos les podrá parecer que se repite, pero sus defensores dirán que simplemente es su estilo acoplado a otras historias. A mi en lo particular me gusto Amores Perros (aunque no me encanto ni se me hizo la película que reivindicaría al cine nacional), 21 gramos me pareció mucho mejor, aunque honestamente sentí que vi Amores Perros 2, lo mismo, pero con más presupuesto y confieso que tenía el enorme miedo que al ver Babel pensaba que me tendría que chutar otra cinta de Can con lo Mismo. Afortunadamente no es así.

Una pareja se encuentra de viaje en el desierto de Marruecos mientras que la casualidad y el destino hace que su vida se vea entrelazada con la de otras varias familias. Wow. Sensacional. Otra vez tres historias entrelazadas. Tanto que disfrute los Tres Entierros de Melquíades Estrada como para que el guionista fetiche de Iñárritu, Guillermo Arriaga, me salga con otro guión con la misma fórmula de diario, después de todo el guionista y el director nos han demostrado que son mucho más versátiles que eso y no deberían limitarse, aunque ellos advirtieron que harían una trilogía de tres, digo, una trilogía que contuviera tres historias por parte. Gracias a Dios eso ya termino, y ahora si deberían de enfocarse en otro tipo de historias.

Richard (interpretado por Brad Pitt) y Cate Blanchett interpretando a Susan se encuentran de vacaciones. Desafortunadamente ella recibe un tiro perdido y su vida se complica. De regreso en los Esclavos Unidos, los hijos de la pareja se encuentran siendo cuidados por su nana, (Adriana Barraza) quien quiere asistir a la boda de su hijo pero no puede dejar a los chamaquitos encargados con nadie, así que decide cruzar la frontera de allá para acá y cumplir con sus dos compromisos, siendo transportada por su sobrino Santiago (Gael García Bernal). Mientras tanto, un par de jovencitos árabes (marroquíes, para ser preciso) están felices porque su padre adquirió un nuevo rifle con el cual podrán matar a los chacales que acechan a sus ovejas, y por si fuera poco, una jovencita sordomuda oriental se enfrenta a la frustración de tener su despertar hormonal y no tener con quien desahogarse, debido a que la barrera del idioma en cierta medida la relega (pido disculpas si no menciono los nombres de los actores orientales o árabes, pero la verdad ni los recuerdo).

La historia ocurre de manera lenta, el director se da su tiempo de exponernos todas las tramas, así como de explorar a los personajes, aunque confieso que no hay ninguna actuación remarcable (como la de Sean Penn en 21 Gramos) sino que todos se pierden en función de la trama. Si hay alguien que resalte, es Martín Hernández, ya que gracias a su maestría en la producción de audio, es la música y la ambientación la que resalta por si misma en la historia, dándonos las pautas y mostrándonos aspectos de los personajes que no brillan precisamente por las actuaciones (inclusive un Brad Pitt mugroso solo tiene 1 momento bueno, casi al final de la historia).

Babel, como historia, tiene un potencial inmenso, un cast impresionante, una ambientación sensacional y la posibilidad de convertirse en un clásico… desafortunadamente se queda en eso, en el potencial. El estilo de narrativa hace que de repente algunas sub tramas se sientan metidas con calzador (la historia de la chica oriental yo la quito, y no ocurre nada con el resto de la película) y aunque hay momentos excelentemente realizados (como una boda fronteriza o las pesquisas en Marruecos) se quedan en eso: momentos.

En sí, la historia es buena, la realización y la edición le dan en la torre, aunque la musicalización es excelsa… si tan solo la cinta hubiese tenido mejor balance… A final de cuentas la referencia bíblica de cómo se dio la barrera del lenguaje se puede traducir en que Iñárritu se quedo a medias en darnos a entender su idea completa. Lo bueno que Puaron y Del Toro salieron al quite con otras dos cintas nacionales más accesibles y redondas.

Recuerden que si quieren escribirnos en japonés, árabe, inglés pocho o simple español, pueden dejar sus comentarios en http://churrosypalomitasonlain.blogspot.com/ donde como siempre, estamos más que felices de leer a nuestros lectores.