29 de noviembre de 2006

Temporada 2, Episodio 11

En donde vemos como el cine nacional contraataca
(aunque no se realice dentro de la nación)

El cine nacional esta de regreso y con más fuerza que nunca. En cartelera tenemos excelentes opciones como la ya mencionada (y sobrevalorada) Babel, así como la sensacional Laberinto del Fauno o la propuesta de Los Niños del Hombre o Así del Precipicio (léase el título pensando en una mano haciendo la seña del “ansina, viera usté”) Esperenme un segundo, de esa última mejor ni hablemos ya que la verdad está de la….

Para hacer cine de calidad necesitas tener apoyo, capacidad y lo más importante, creatividad. Desafortunadamente en nuestro país es un poquitito difícil conseguir apoyo. Ya decía el maestro Ripstein, en este país puedes conseguir que te den dinero para hacer lo que quieras con él… menos para hacer una película (amenos que te llames Teresa Suárez y Fidecine te apoye para hacer cosas como Así del Precipicio pero ya me volví a desviar). Por razones como estas es que hay fuga de talentos, pero no por que no quieran trabajar en nuestro país, sino por que no se cuenta con las condiciones propicias. Ya vimos lo que Iñárritu hizo con Babel, y ahora nos llega Cuarón con Children of Men así como el maestrazo Del Toro con El Laberinto del Fauno.

Del Toro ya se nos manifestó como un ser increíblemente capaz y con una imaginación impresionante. Desde Cronos nos dejo ver que tenía un potencial por descubrir y el Laberinto es su obra mas completa.

Entre las cenizas de la Guerra Civil Española, Ofelia (Ivana Baquero) acompaña a su madre Carmen (Ariadna Gil) a una retirada granza al norte del país. Ahí se encuentra con su nuevo padrastro, el Capitán Vidal (Sergi López) y descubre entre las ruinas y un viejo laberinto que se encuentra alrededor que las distancias entre la realidad y la fantasía son mucho más tenues de lo que aparentan. Los seres míticos como las hadas y el mismísimo fauno aparecen para ayudarla a encontrar su lugar en la historia… ¿o será en las historias, como cuentos de hadas?

La capacidad visual, en producción y efectos es magistral. Guillermo del Toro no tiene absolutamente nada que pedirle a la mejor superproducción gringa, y me atrevo a decir que su técnica es mejor manejada que ni lo que George Lucas usó en la última entrega de Star Wars, sobre todo por que sabe hacer la combinación entre maquillaje, efecto digital, efecto especial, manejo de cámara y actuaciones sólidas en vez de usar la computadora como sustituto del talento. De la misma manera, el ver a Ivana es un verdadero placer, ya que esta niña es simplemente sensacional al llevar el hilo de la historia y envolvernos en su mundo de fantasías.

Por otra parte, también se estreno Niños del Hombre. Esta película me había sido recomendada por mi amiga Yvonne y la verdad es bastante recomendable (la película, no mi amiga).

Basada en la novela de PD James (y a su vez me recuerda el cómic de Y, the Last Man de Brian K Vaughan) nos llega la historia de un futuro caótico donde los humanos ya no pueden procrearse. Mientras tanto, un antiguo activista es contactado para sacar de Inglaterra a quien parece ser una mujer que tiene el primer embarazo registrado desde hace más de 18 años. Salvarla, para poder ayudar a que la humanidad se salve de la extinción.

Con un casting bastante respetable, Clive Owen en el papel principal, Julianne Moore como la sonsacadora y Michael Caine como la conciencia post hippy, es que nos llega a nuestras pantallas ésta historia basada en un concepto bastante interesante (y una fotografía sensacional por parte de Lubezky).

Mientras que el concepto es bastante llamativo y los entornos y ambientaciones construidos por Cuarón son increíbles, me atrevo a decir que opacan la historia. Si hay una trama, si hay actuaciones sólidas, sin embargo, me sentí como que se podían sacar tantas cosas tan interesantes del universo presentado por Cuarón que de pronto uno puede perderse (como lo hizo el director) dentro del lugar, llegando a olvidar el punto del filme. Cabe mencionar que eso no demerita la película, pero a final de cuentas se pudo hacer más con ella (caso similar al de Babel).

En conclusión, dos excelentes opciones. Si les late la onda fantasiosa, El Laberinto es la opción a ver, si les laten los balazos y tramas poco usuales, definitivamente Los Niños es algo digno de verse.

Recuerden que si quieren mandarnos sus comentarios, pueden hacerlo en http://churrosypalomitasonlain.blogspot.com/ dónde como siempre, estamos felices de leer a nuestros lectores.