1 de julio de 2008

Arma de doble filo

Reza el dicho que segundas partes nunca fueron buenas, o que todo tiempo pasado fue mejor, pero en realidad la nostalgia nos nubla el juicio la mayoría de las veces. Uno llega a idealizar e idolatrar el recuerdo pasado independientemente de las posibles deficiencias que tuviesen la obra, la película o la persona durante nuestro primer encuentro. ¿Recuerdan las clásicas cintas de Capulina o del Santo? Los efectos y la realización eran, en el mejor de los casos, mediocres, sin embargo muchos nos asustamos cuando las veíamos; hasta con la de “Pepito y Chabelo contra los Monstruos”. Ahora como adultos nos reímos abiertamente y nos preguntamos cómo era posible que semejantes cosas nos hicieran sufrir de chamacos, aunque la nostalgia nos traslada al primer momento en que las vimos, tal vez comiéndonos unas papas con salsa con nuestros papá o ocultándonos en el regazo materno cada que salía un espanto.

Continua leyendo en este enlace. Como siempre, mi lado emotivo sale cortesia de Siriusfem. No mucho acerca de cine, aunque se mencionan algunas cosas.

4 comentarios :

Isaura dijo...

Aunque tu fuerte sea el cine, lo importante es que tienes algo que decir en otros aspectos.
En cuanto al artículo (post o lo que sea), yo calificaría hasta de peligrosa la nostalgia, porque hace tolerable lo que no era o potencia las bondades de lo nos gustaba..
Jo! con decirte que ahora hasta el smog y tráfico de México no me parecen tan malos! jajajaja
Pus ya nos contarás en el epílogo a donde te estás yendo a chambiar o que es lo que hará que dejes un rato la bloggeada.
Saluditos Dan!

Linda dijo...

Me identifique mucho con tu entrada... you know what i mean...
por cierto, hoy venia oyendo una entrevista en la radio a chucita no se que, y decia que el no apego ayuda a ser mas feliz, o algo asi... Y luego leo tu post.
Alguien trata de decirme algo???
Un abrazo y gracias!!! chido post

Dan Campos dijo...

¡Isaura! Je... el pasado ya no es lo que solia ser... aunque uno quiera idealizarlo.

:D

¡Linda! Vivir sin lazos tambien es arma de doble filo. A final de cuenta siempre cargamos con el pasado a cuestas, sin embargo, la manera en que lo llevemos es como nos puede afectar, en menor o mayor medida.

Yo definitivamente siempre he preferido mirar hacia adelante que hacia atras.

¡Besos, chicas!

blackeagle-italiano dijo...

Ahh el pasado, nuestro mayor dolor y debilidad!! Nunca nos deja, no se arrepiente uno de lo que ha hecho o dejado de hacer porque nada se puede hacer ya pero si, a veces se recuerda el pasado como si fuera mejor en todo los aspectos y no es así, cada momento tiene su virtud!!