14 de diciembre de 2008

The day that Dan stood still

Durante la segunda mitad del año pasado e inicios de este tuve un sueño recurrente muy peculiar: voy corriendo dentro de un maltrecho edificio de estacionamientos, siendo perseguido. Al alcanzar el nivel más alto y no encontrar más a donde ir, decido saltar lo que aparentemente eran unos diez pisos. Dentro de las lógicas oníricas, al estar en plena caída me doy cuenta que (al parecer) el edificio estaba en la parte alta de una montaña, ya que mi caída se prolonga de manera peculiar hasta que finalmente me impacto en el techo de una casa. Increíblemente adolorido por el impacto me medio recupero y salgo de la casa a hurtadillas, buscando el no ser visto por los inquilinos. Todavía adolorido solo atino a entrar a una torre de cristal que está en seguida, donde me encuentro con tres personas que ayudan a entrar mi maltrecha persona al edificio donde misteriosamente me siento muy cómodo, casi como si estuviera en casa.

Independientemente de las interpretaciones así es como me estuve sintiendo durante los últimos tiempos.  El dejar mi vieja vida y buscar el iniciar otra ha sido un riesgo tremendo, un salto en la obscuridad... Pero cualquier cosa de verdadero valor en nuestras vidas, ya sea una carrera, una obra de arte o una relación, debe iniciar con semejante salto y en orden  de ser capaz de realizarlo debes dejar a un lado el miedo de fracasar y el deseo de triunfar. Debes hacer las acciones completamente sin miedo y sin deseo, porque las cosas que hacemos sin pretensión ni aprensión por el resultado son los actos más puros que podremos realizar.

Los pasados seis meses han sido particularmente retadores para mi (cosa que preveía antes de buscar iniciar un nuevo ciclo) y esto implicaba bastante cambios.  La calidad y frecuencia de los posts había bajado y si hablaba sobre alguna película, no era de estreno, esto por una simple y sencilla razón: deje de ir al cine. La última cinta que vi en forma en sala popular fue cuando fui con cierta señorita a ver The Dark Knight y después o reseñaba cintas ya vistas en festivales, o en DVDs que tenía arrumbados sin ver desde hace mucho tiempo. Afortunadamente había una que otra proyección gratuita o la invitación a la cineteca para hacer más ligera la travesía, pero aun así fue una espera bastante larga, así como una especie de “retiro en medio del todo” personal autoimpuesto. Digamos que la baja en mi frecuencia de idas al cine se debió, además a una precaria situación económica, también al hecho en que estaba eliminando varios de los elementos que yo consideraba parte de mi vida. Era básicamente la última etapa de una deconstrucción personal que inicio hace más de un año y que me sirvió para pasar a esta otra etapa, más rígida y complicada. Implicaba una desintoxicación de mi propia vida en un lugar distante y prácticamente sin nada de apoyo. Desafortunadamente se conjuntó con el recibir un par de decepciones/traiciones por  personas que consideraba cercanas en mi vida y el frágil equilibrio con el cual me sostenía se perdió. La prueba se volvió más rígida y me quebré emocional, moral, espiritual y hasta económicamente. Trate de ver si podía encontrar tal vez no apoyo, pero al menos un oído con una amiga para simplemente encontrar distanciamiento y descontextualización. Fue en este periodo que me tuve que adentrar en cosas que si bien me eran conocidas no había analizado cabalmente, sino que me eran simples recursos literarios, pero que ahora me servían para canalizar y comprender otros estados de conciencia y/o darme otra perspectiva.

Siempre me había preguntado qué valor tenía el simplemente ir por la vida únicamente aprovechando lo que se nos presenta en lugar de estar buscando retos u oportunidades. Si una persona es feliz o exitosa simplemente porque todo se le ha dado, que bien por ella, creo que el verdadero aprecio de una situación es cuando esta ha sido buscada y peleada más que simplemente otorgada. Lo importante no es el destino sino el trayecto que uno toma, y si bien hay trayectos más difíciles y complicados (que algunos juzgaran son innecesarios, como meterse en camisa de once varas), la realidad es que uno llega a tener una apreciación autentica de los logros por el costo y reto que estos implican.  A final de cuentas cuando la decisión es tomada con plena conciencia de sus implicaciones y se aceptan sus consecuencias es que esta tiene valor real.

Las complicaciones recientes finalmente han dado frutos. Es curioso como hasta el blog me empezó a generar ingresos vía patrocinadores, así como una oferta para colaborar en un proyecto muy interesante. 

Actualmente me encuentro a mi mismo renacido. Cambios que van desde lo físico hasta lo espiritual, así como un nuevo empleo peculiar que me está dando una exposición bastante interesante. Por cierto, esta semana deberán estar pasándose en televisión abierta un par de comerciales que edité y ando esperando algo de material para editar otras tandas dirigidas por Mandoki. Quién diría… Al parecer “las complicaciones innecesarias” terminaron rindiendo “frutos no previstos” logrando “cambios inesperados”. Eso, o todo fue parte de una estructura bastante interesante surgida de un acto puro inicial.  Pasó el momento de separar los elementos para unirlos y sintetizarlos después de un momento de pausa.

11 comentarios :

bLanche ʚïɞ dijo...

"Lo importante no es el destino sino el trayecto que uno toma..."
No sabes lo afortnada que me siento al tenerte siempre ahí, en ese trayecto que voy tomando. Y entonces recuerdo esa frase que apenas esta mañana atinadamente me escribiste por messenger:

"Amo la luz, porque con ella puedo ver el camino... pero tolero la obscuridad, porque ella me permite ver las estrellas"


P.D. No te andes metiendo en camisa de once varas, esas (dicen) son re dificiles de quitarse...




Te quiero Dan, por siempre-jamás.

bLanche ʚïɞ dijo...

Y entonces me pregunto, ¿acaso escribiste éste post pensando en ciertos pasajes de mi vida? o ¿por qué será que me veo tan pero tan reflejada en muchas de esas líneas que leo aquí?

Duque Blanco dijo...

Jajajajajaja , me resulto infinitamente mas divertido tu relato, que ver este remake donde efectivamente, Keanu Reeves una ves mas aparece en su ya clasico papel de autista (una disculpa para esta gente). Por lo demas creo que dijiste exactamente lo que tenia en mente, se aventaron buenos comerciales, una fuerza armada totalmente imbecil, y creo que efectivamente el gigante automata se lleva de calle cualquier intento de actuacion por parte de el señor Reeves.

El problema con estos remakes, es que no tienen sentido alguno, ese tipo de peliculas tuvieron su exito precisamente por el formato en el que fueron hechas, por supuesto la epoca tambien dice mucho. Esto de hacer remakes "estilizados" de peliculas como "war of the worlds" o en este caso "the day the earth stood still" solo consigue que la historia pierda el punto. No quisiera imaginar un remake de "glen or glenda" estelarizado por nuestro inanimado amigo Keanu Reeves.

Duque Blanco dijo...

Creo que el comentario de arriba iba precisamente en los comentarios que estan hasta arriba del blog , my mistake.

Isaura dijo...

Siempre es interesante saber cuales son las líneas que te llevan a tomar un camino determinado.
Comparto tu pensamiento de que el tomar sólo las oportunidades no da tanta satisfacción como buscarlas. Creo que justamente una de las causas de la insatisfacción de la sociedad actual es que sólo tendemos a tomar todo como va, tratando de no involucrarnos demasiado en nada y buscando sólo el lado lúdico.
También creo firmemente que de toda adversidad surge algo positivo encubierto si te decides a sortear el problema hasta el final y no desistes..
Respecto a las cuestiones sentimentales, sé que cuando lo ves de lejos es más fácil entenderlo, pero una gran realidad es que todo llega en su momento adecuado: cuando estas preparado para darle la bienvenida y hacer las cosas bien.
Muchísimo éxito Dan, seguro que vienen más cosas buenas por delante =)

Pattylu dijo...

Hola,

Yo fui a verla y me gusto. No puedo comprararla con la orginal porque no he tendio el gusto de verla. Me gusoto ver a Keanu de nuevo con superpoderes, en esta ocasion, alienigenas. jeje

Saluuuuuuuuuuuudos

Paxton Hernandez dijo...

¿Dónde es ese nuevo trabajo, bro?

No dejes de informarme, aunque sea por mail.

Y felicidades por esos trabajitos. Que sea el inicio de algo más grande!

Un abrazo.

Dan Campos dijo...

¡Blanche! Eso de las camisas ya ves que me encanta... sobre todo cuando la gente hace uso de frases populares sin siquiera saber el significado original. ;D Sobre la fortuna, creeme que es más que mutua. ¡Abrazos, mi niña! Asi como mi afecto para vos.

Y no... no era post dedicado, era personal.


¡Duque! Comentario respondido en su post correspondiente. ;D

¡Isaura! Concuerdo completamente. El conformismo confortable es uno de los grandes lastres... y mira como andamos. Las grandes generaciones son las que sobrevivieron los grandes conflictos, simple seleccion natural. ¡Gracias mil por tu tiempo y comentario! ;D

¡Pattylu! Comentario pegado a su post correspondiente. :p

¡Paxton! Pos ando en el equipo de producción de comerciales de Genomma Lab. La verdad me andan tratando muy bien y aunque ando en el eslabon mas bajo de la cadena alimenticia, digo, de produccion, pos andamos echandole y la neta se siente re bonito ver material editado por uno en television nacional (ya podran echarme la culpa por algunos de esos comerciales que inundan el horario estelar, je, je). Por cierto, aunque Mandoki no me gusten sus peliculas, es un tipazo. ¡Abrazos! ;D

Paxton Hernandez dijo...

Bro., no sabes el gustazo que me da.

MUCHAS FELICIDADES!!!!

Y un abrazo.

Y trabajo es trabajo, qué le hace que sea Mandoki =P

Dan Campos dijo...

¡Thanks! Gracias por el apoyo, y si, chamba es chamba. Ni que todos fueramos voces... inocentes. XD

PD
Ya cada vez estoy mas cerca de mi sueño de dominación mundial, ñaca, ñaca...

Alely dijo...

Exito!