4 de septiembre de 2011

Alamar




2 comentarios :

Rackve dijo...

Yo no entendi, porque la gente se confunde entre documental y ficción, en realidad a mi se me hizo un ficción. A lo mejor tenga que ver con el inicio, donde tiene entrevistas y eso haga pensar que es un documental, pero yo no tuve ese problema. Es una historia sencilla y eso la hace muy buena película. Como apuntas bien, al final podría volverse algo muy chantajista, pero no lo hace tan marcado. Creo (ya lo había dicho) es la película mexicana del año.

Dan Campos dijo...

Definitivamente de mis favoritas nacionales, junto a El Cielo Abierto. Se agradece el ver a un realizador que hace una historia cuasificticia sin necesidad de meter planos eternos que no dicen nada y esas cosas que hacen los que hacen cintas festivaleras.

La confusión entre documental y ficción puede deberse un poco al hecho de que en realidad no es tan ficción. Casi casi se están grabando las vacaciones de Nathan y nada más. Todo es tan apegado a su realidad que se confunde con la misma. En mi opinión está en el punto medio entre ficción documentalista o docu ficción... aunque la catalogué como drama. :p