5 de abril de 2013

El ciudadano Buelna

Felipe Cazals, director de cintas tan memorables como Canoa o Las Poaquianchis, regresa a la cartelera regular con otra revisión de personajes históricos en eventos que marcaron nuestro país. Después de Chicogrande, ahora el realizador se enfoca en uno de esos "héroes desconocidos", siendo "el granito de oro", Rafael Buelna Tenorio, el personaje principal en la cinta de El Ciudadano Buelna. 



 La cinta funciona a modo de biografía del general más joven de la revolución mexicana y quien curiosamente tuvo participaciones importantes pero olvidadas. En palabras del mismo director, Buelna "Casi fusila a Álvaro Obregón, llevó las propuestas del Plan de Ayala de Zapata a la Convención de Aguascalientes, influyó en Venustiano Carranza e impidió la muerte de Lázaro Cárdenas". Con participaciones tan importantes, uno casi podría asegurar que Buelna debería aparecer en los libros de historia nacionales, pero quizás su falta de definición por un bando lo que lo mandó al olvido... o el hecho de que había tantos bandos en la Revolución Mexicana como partidos políticos en los noventas. 

Lo que más resalta en la cinta es su cuidado trabajo de producción y de fotografía. Recuerdo que cuando la vi en el pasado Festival Internacional de Cine de Guadalajara quedé atrapado por sus primeras secuencias y lo hermoso que lucían en una proyección digital. Desafortunadamente, conforme avanza la cinta, uno empieza a parpadear, cabecear y al finalizar, puede incluso quedarse dormido debido al manejo de la historia. 



 El principal problema que padece la cinta es la solemnidad que contiene el guión. Parece que cada que va a hablar el personaje principal, va a decir un discurso con más contenido que una manifestación de izquierda y se siente igual de pesado. Buelna funciona como la voz de la conciencia que los líderes revolucionarios conocen pero no reconocen como algo funcional para el gran movimiento. Curiosamente, la confrontación de personalidades es llevada a cabo de manera interesante, especialmente al principio, cuando hay una charla con Madero, quien se muestra más interesado en tener charlas en su club anti reeleccionista en lugar de llevar a cabo acciones concretas que logren por lo que tanto discute. Desafortunadamente, conforme se van presentando más personajes históricos, parece que fueron elegidos por su nombre y no tanto por su parecido a las figuras originales. 

 Otro de los problemas principales de la cinta es la justificación de la importancia del héroe. Tiene el reconocimiento y respeto de varias personas y se le reconoce como gran líder militar, sin embargo eso no se muestra en pantalla. Entiendo que por limitaciones presupuestales es difícil lograr una gran batalla épica en nuestro cine nacional, sin embargo hay escenas como en las que el Ciudadano y sus muchachos se preparan para tomar un fuerte impenetrable, levantan una polvareda con sus caballos alrededor del mismo y en la siguiente escena ya los vemos dentro del lugar, al cual no podían accesar. ¿Cómo lograron ese triunfo? ¿Hubo algún traidor que los dejó entrar? ¿La polvareda fue suficiente para que Batman entrara en la confusión y ayudara a los buenos? ¿Juntaron las esferas del dragón y con un deseo mágico ganaba todas sus batallas? Fuentes confiables me indican que por problemas de producción la cinta tiene "material perdido", aunque me imagino que eso la podría poner junto al lado de películas como The Amazing Spider-Man en que la coherencia en la narrativa se pierde por lo que no se puede mostrar en el producto final. 




 A pesar de los problemas de la cinta, especialmente después de la segunda mitad, entre lo mejor está la actuación de Sebastián Zurita, quien no solo da el tipo sino demuestra una gran capacidad interpretativa. Si acaso hay un problema con el abuso de close ups, lo que me hace pensar que en su contrato se especificaba que se usaran encuadres y zooms telenoveleros en la mitad de sus apariciones dentro de la cinta. En cierta medida creo que hubiese sido mejor que la película se estrenara junto a las cintas del centenario/bicentenario, aunque bueno, Cazals nos entregaba Chicogrande en esas mismas fechas. 

 A final de cuentas la cinta solo es recomendable por su fotografía y producción. Quizás otra edición le hubiera ayudado para ser una historia más digerible y menos pomposa para el espectador. Sin embargo, el Ciudadano Buelna retrata muy bien el mal mexicano del "ya merito" que como bien ilustra la cinta, no solo afecta a la selección nacional de futbol, sino también a personajes históricos que por poco pudieron cambiar la historia. Igual pasa en el cine mexicano, en el que casi se hace pura buena película. Casi.