12 de mayo de 2013

La Demora

Rodrigo Plá es uno de esos directores nóveles que han dado cosas interesantes al cine mexicano, especialmente si consideramos que es de origen uruguayo.  Se dio a conocer con la multipremiada Desierto Adentro y después tuvo corrida más comercial con su ópera prima La Zona, que curiosamente salió al público después de su segunda cinta. A más de un año de haberse presentado en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara (emisión 27) es que llega a la cartelera regular La Demora, historia en la que se separa de la ambientación mexicana para ir un poco más al sur del continente.




María (Roxana Blanco) es una madre soltera con hijos a quienes apenas logra mantener. La presión económica y social hacen que la hija no sepa que hacer. No puede hacerse cargo de su padre (Carlos Vallarino), quien por su senilidad, necesita cuidados, pero debido a que ella no está en situación de pobreza extrema, tampoco puede acudir al apoyo de instituciones donde el recluirlo en un asilo podría hacer más fácil la vida tanto de su padre como la de ella. ¿Qué opciones quedan a la pobre María para poder salir adelante?

Rodrigo Plá es del selecto gremio de directores nacionalizados que hacen que uno pueda tener fe en el cine mexicano (Pablo Larraín, ¿qué esperas para ser connacional?). Narra una historia sencilla, con pocos actores, donde se explota la capacidad de los mismos y lo que podría ser un melodrama tramposo y barato termina convirtiéndose en una historia efectiva.

 
Cuando escribí sobre Mucho Ruido y Pocas Nueces mencionaba sobre como de pronto parece que el cine nacional está encasillado en la misma fórmula que al final se siente como si nos contaran la misma historia, una y otra vez. En esta ocasión Plá toma algunos de esos elementos de dicha fórmula, pero el hecho de que logre hacer que al espectador le importe y sienta empatía por los personajes, es uno de los elementos que ayuda a que la cinta funcione. El drama es pequeño, es personal, es entendible. ¿Qué haces cuando quieres corresponder al amor y cuidado de tus padres pero no estás en posición de corresponderles? ¿Qué tan difícil puede ser la transición del ser cuidado a ser el cuidador con una misma persona? ¿Qué ocurre cuando por orgullo no queremos aceptar la ayuda de los demás? Dentro de la sencillez de la narrativa se contiene la dificultad del tema y la toma de decisiones que debe de hacer nuestro personaje principal. Preguntas que quizás algunos nos hemos hecho, especialmente cuando contamos con parientes mayores.

Con un lanzamiento limitado que desafortunadamente no creo que sobreviva muy bien en cartelera, especialmente si consideramos que la gran mayoría de las pantallas están ocupadas por Hombres de Hierro o Viajes a las Estrellas, La Demora es una cinta que vale mucho la pena ver. Afortunadamente se estrena apenas a un año de haberse presentado en un festival de cine en México, junto con Mariachi Gringo, pero a diferencia de esa cinta, la obra de Plá no está diseñada para fines comerciales, sino para exponer un tema de manera sobria, realista y bien ejecutada. Ojalá que la saturación del cine veraniego no haga que pase desapercibida para aquellos que saben apreciar algo de buen cine.