24 de marzo de 2014

FICG 29 (2014) - Tercera Entrega



Cuatro lunas

Probablemente la función con más gente en lo que va del FICG, aunque no creo que por las razones correctas.  Cuatro historias en las que vemos el manejo y la aceptación de la sexualidad. Un niño de once años se siente atraído por su primo. Dos estudiantes inician una relación en donde uno de ellos no está dispuesto a aceptarla públicamente.  Una pareja de tiempo con el conflicto cuando uno de los integrantes se siente atraído por alguien más. Un señor de edad avanzada que busca juntar dinero para contratar los servicios de un prostituto. ¿El factor común? Todas son historias sobre homosexualidad masculina. 

Cinta que podría ser llamada «lo que callamos las mujeres» pero en versión gay y que resulta un tanto dispareja. Tiene momentos muy bien logrados que se pierden un poco ya que la cinta se esfuerza demasiado en recordarnos que es de temática gay, perdiendo de vista el hecho que el drama del descubrimiento y aceptación sexual no es exclusivo de un grupo, y lo que es peor, por momentos cae en clichés como en presentar a un personaje con su perrito... chihuahueño. Sólo le faltó salir de un bolso de mano.

Si en el cine se cubrieron cuotas de género, religión o preferencia, esta cinta queda muy mal parada. Ningún personaje heterosexual pasa de ser secundario, muy secundario, además de que no hay mujeres gay ni bisexuales. Se enfoca en un nicho y lo explota al máximo. Eso no la vuelve mala, pero me hizo extrañar manejos más cuidados como los que podemos encontrar en trabajos de Julián  Hernández o Raúl Fuentes.

La Tirisia

Película enfocada en las parejas y familias que se quedan tras la partida del varón en busca de oportunidades en otro país. La vida sigue y busca compañía. Cuando el marido regresa y la esposa debe esconder a un hijo concebido en su ausencia es que se desarrolla esta historia en medio de un pueblo casi surreal en medio de la nada. 

Una cinta que arranca lenta pero visualmente hermosa. Son muy pocos los diálogos y los más importantes corren a cargo del «amigo gay» de una de las mujeres de nuestra historia, la que debe separarse y esconder al hijo generado por los amoríos extra maritales. Es los conciencia y la voz de la razón: «no te juzgo por cusca sino por pendeja» le dice. A lo lejos un circo de rancho inicia un desfile fantástico pero deprimente, como lo es la vida misma. 

La Gorgona, historias fugadas

Documental interesante en el que se narra la historia de una prisión ubicada en una isla en medio de la nada en el que no se muestra directamente el funcionamiento de la misma. Testimonios con voz en off conjuntados con secuencias de animación e imágenes que de archivo y tomas que ilustran aspectos mínimos de la prisión. 

El estilo de hablar de algo sin mostrarlo puede ser muy tedioso y por eso el realizador tiene varios segmentos en donde sólo se muestran imágenes pero forza al espectador a leer subtítulos, lo cual logra mantener la atención. No hay una historia principal, sino varias pequeñas que en conjunto ilustran los cerca de veinte años que estuvo en funcionamiento. La mayoría de edad historias son sólo anecdóticas, como un chiste sin remate en el que uno espera escuchar algo más, algo que jamás sucede. 

Cantinflas

La función más abarrotada dentro de las galas del FICG. Algunos fuimos por mero morbo, otros por ver el cast de la cinta y otros más para ver la biografía de una de las figuras más reconocidas en la historia del cine mexicano. 

¿El resultado final?  Una de esas pocas cintas que podrán tener éxito comercial con el público. No es parte de la competencia sino que fue proyectada en una de las galas de beneficencia y además es una cinta que no está terminada al 100 por ciento. Un actor español da vida a uno de los iconos mexicanos, cosa que fue criticada, pero en la dirección se cuenta con Sebastián Del Amo, quien anteriormente nos dio una disfrutable enfocada en Juan Orol, y quien pinta posts convertirse en el cine biógrafo oficial mexicano.

La cinta empieza con los créditos iniciales mejor diseñados en una película mexicana desde... siempre. Una producción impecable y un cast casi perfecto. Después de diez segundos en pantalla, entiendes perfectamente por que se casteó al actor español quien sin ninguna dificultad da vida a Mario Moreno. 

Además del cuidado de la producción, varios momentos emblemáticos que emocionarán al público y hay cameos para aventar, y mucho mejor utilizados que en el Crimen del Cácaro Gumaro. 

Al final tenemos una cinta que fuera de pequeños detalles, puede estrenarse sin mayor problema en una historia que seguro tendrá éxito comercial, aunque gente que sabe de cine más que yo, dice que no les pareció tan disfrutable. Seguro fue por el entorno festivalero.