31 de agosto de 2014

H2Omx

Estas y más críticas están disponibles en el Quinto Especial de Cine Mexicano.

Pocos son los documentales cuyo propósito es crear conciencia social que alcanzan la cartelera regular. Dentro de ese escaso grupo es que tenemos H2Omx, trabajo de José Cohen y Lorenzo Hagerman enfocado en el enorme problema que plantea el abastecimiento de agua a la ciudad más habitada del país.


Tras un fallido trabajo en 0.56% ¿Qué le pasó a México? en el que el enfoque defeño nublaba una perspectiva cercana a ser objetiva, Lorenzo Hagerman en conjunto con José Cohen deciden enfocarse en un problema alejado de las contiendas políticas, pero de un mayor interés humano. Iniciando por un análisis al origen mismo del problema, la cuestionable decisión de establecer una ciudad en un terreno más húmedo que seco gracias a la fortuita y mítica aparición del águila y su desayuno llevó al establecimiento de la capital del país en esa zona, la cual actualmente cuenta con más de 20 millones de habitantes.

Mientras que el problema golpea de manera más fuerte a las zonas marginadas de la ciudad, también afecta en zonas más exclusivas. El análisis cubre no solo geográficamente el problema y da una perspectiva completa de sus implicaciones. El flujo de agua canibalizado a las zonas aledañas (principalmente gracias al sistema Cutzamala) es ilustrado y vemos como hay terribles deficiencias en su manejo. No se cuenta con un sistema de recolección pluvial, y el transporte de la misma agua cuenta con una perdida de casi la mitad de su contenido. Esto en conjunto con la generación de aguas negras de la misma urbe crean un conflicto difícil.

Mientras que el cúmulo de entrevistas mostrado en el documental muestran una visión más que negativa, no es el enfoque del mismo. Pequeñas acciones concretas son ilustradas por el trabajo de jóvenes ingenieros que ofrecen soluciones a pequeñas comunidades, tales como sistemas de recolección de lluvia, los cuales al mostrar sus beneficios, son esquemas que deberían de ser utilizados de manera más extendida, especialmente si consideramos las abundantes lluvias que estuvieron llegando a la ciudad en semanas pasadas, de las cuales, prácticamente todo su contenido se fue directamente al drenaje.


 Desafortunadamente sin un brazo de distribución y publicidad es difícil que este tipo de trabajos lleguen al público en general. Si bien tiene una función más didáctica, es un trabajo concientizador que merece ser difundido gracias a su labor de investigación. Cabe destacar que tampoco se debe de catalogar como un "problema chilango". Tuve la oportunidad de ver este trabajo en el pasado Festival Internacional de Cine de Morelia, y fue interesante la recepción del público, donde se buscaba promover y se comparaba con circunstancias locales.  Al parecer el interés ha sido mayor, ya que la cinta ha contado con una distribución no solo limitada al centro del país.  Esperemos que logre mantenerse.

2 comentarios :

Hard Pop dijo...

Se encuentra también en la cartelera de Mty, no me había llamado la atención hasta que lo mencionas aquí. Espero darle una oportunidad entre tanta oferta de ese fin.

¿No tuvo distribución de cinépolis como los documentales que cirticaban el sistema judicial (Presunto Culpable) y educativo (De Pansazo)?

Entonces es un milagro que haya llegado a cartelera nacional.

Saludos bro!

Dan Campos dijo...

No, no entra dentro del programa de "documentales para que digan que hacemos trabajo social"

Salió como con 20 copias, creo. Lo bueno es que cubrieron Monterrey y Guadalajara, además del circuito defeño, que es la norma oficial.