9 de agosto de 2014

Snowpiercer

De vez en cuando hay películas que a pesar de no tener un estreno comercial significativo, o a veces ni siquiera un estreno comercial, llegan a llamar la atención. Este es el caso de Snowpiercer, película dirigida por Joon-ho Bong, la cual difícilmente verá la luz en la cartelera mexicana.

Para descargar el podcast sobre Snowpiercer (Rompenieves), da click derecho con el ratón en este enlace y seleccionar la opción "guardar como". Para escucharlo, ahí tienes el reproductor de la columna del lado derecho así como el de la parte de abajo. Para suscribirte al podcast via iTunes, da click en este enlace. En caso de que sean chicas guapas y quieran acompañarme en unas vacaciones en tren en donde recorreremos todo el mundo, hagan favor dejar su información de contacto después del click, o en Facebook.  


Basada en la novela gráfica Le Transperceneige , obra de Jacques Lob, Benjamin Legrand y Jean-Marc Rochette, tenemos esta adaptación fresca no solo en el título.  El apocalípsis no es innevitable. El fin del mundo ya ocurrió y acompañamos a los sobrevivientes que viven en un tren que da la vuelta al mundo para evitar el congelamiento ocasionado por el cambio climático. Mason (Tilda Swinton interpretando a la prefecta encargada de que la gente dentro del tren se comporte de manera adecuada) les recuerda a todos su situación: "Conoce tu lugar. Acepta tu lugar. Se un zapato" les dice a los habitantes de la cola del tren, la clase más baja.  En contraposición tenemos a Curtis (interpretado por Chris Evans, el otrora Capitán América) quien está cansado del sistema de castas que reina en el lugar y está dispuesto a todo con tal de ir al frente (literal y figurativamente), y ayudado por su mentor Gilliam (John Hurt)  encabeza la revuelta que es el eje central de esta película.


Snowpiercer es una cinta que fue estrenada el año pasado en Corea del Sur, su lugar de origen, y que poco a poco ha tenido una distribución discreta. En Estados Unidos ya ha tenido un lanzamiento limitado pero ha tomado revuelo gracias a la distribución digital o las mismas copias apócrifas que circulan en la red. Su recepción ha sido bastante positiva debido a la ambición que tiene la cinta y a la exquisita manufactura. La historia se muestra como algo muy sencillo y narra el avance que tiene la revuelta para derrocar al poder mandante, sin embargo es gracias al trabajo visual que sobresale entre otras piezas de similar temática.

El mundo es el tren en que habitan. No hay nada fuera del mismo y solo hay las clases (o vagones) que están al frente o detrás. Mientras que la revuelta avanza palmo a palmo podemos encontrar con todo el esquema social el cual está diseñado para que los habitantes se contengan a si mismos dentro de su lugar adecuado. Las preocupaciones principales de los vagones posteriores es la supervivencia, mientras son controladas por los guardias armados que mantienen el orden. Tenemos vagones con servicios médicos y educativos, los cuales adoctrinan a los niños a aceptar y vivir en su entorno. Las clases privilegiadas podrán tener mayores lujos, pero no cuestionan el status quo e incluso hay vagones donde solo encontramos gente en estados de conciencia alterados gracias a drogas, donde no importa nada más en medio de una nebulosa existencia.



Además de los personajes mencionados, contamos con Namgoong Minsu (interpretado por Kang-Ho Song, actor de confianza del director) y su hija Yona. Namgoong conoce el sistema de puertas que divide los vagones ya que él los creo. Su visión sobre la realidad en la que viven es particular y única ya que todos los personajes solo pueden confrontar o lo que está en frente o lo que está detrás de ellos. No existe nada más. El mundo es el tren. En una escena al recorrer la mitad, las ventanas se abren y la luz deslumbra a los personajes. Los únicos que son capaces de ver al exterior son Namgoong y su hija, a quien educa, a veces de manera forzada, para que sea capaz de captar que hay más que la violencia o la realidad misma contenida dentro del vagón.

En esta misma línea, el manejo de imagen no solo cuenta con un cuidado diseño de arte y ambientación. Las perspectivas de los personajes son consistentes con la visión lineal de la historia. Solo se ve al frente o hacia atrás, teniendo dominante la presencia de perfiles en la mayoría de las escenas. Complementando esto tenemos un juego de acomodo de elementos que contribuye a crear un sentido claustrofóbico en el cual hay poco aire en el cuadro. Todo esta contenido por los muros u otros personajes. En el momento de confrontación con con Wilford (Ed Harris) creador y amo absoluto del tren, este le pregunta a Curtis cuando fue la última vez que estuvo solo. El manejo de espacios es importante y podemos notar un contraste entre el uso inteligente de elementos para obstruir la visión o la fascinación que pueden despertar las recreaciones de vagones donde hay peceras que cubren todo o incluso los mismos servicios, como la escuela mencionada, o la carnicería, entre otros.



Por un lado han surgido críticas mencionando que la historia es sencilla y los diálogos no son tan inteligentes o filosóficamente satisfactorios en la cinta, considerando el potencial que tenía. En realidad esto se debe a que nos hemos malacostumbrado a que una cinta se considere "inteligente" si usa palabras domingueras o elementos que parecen trascendentales en los diálogos. En contraposición, Snowpiercer es un excelente ejemplo de como utilizar los elementos cinematográficos, no solo los diálogos, para ilustrar algo. El trabajo de cámara, el ritmo de edición, las actuaciones, la musicalización, todo en función de una película que no depende de la primicia para ser interesante. Por si fuera poco, es aderezada por pequeños guiños como el nombre de algunos personajes como Gilliam (referencia a Terry Gilliam) o Edgar (por Edgar Wright) que aunque no contribuyen, muestran el respeto que tiene el director por el trabajo de otros realizadores a quienes les rinde un pequeño tributo al reflejarlos en su propia cinta.



Snowpiercer es una cinta que difícilmente llegará a la cartelera regular de nuestro país, pero no por eso debe ser menospreciada. Pueden adquirirla en formato digital en tiendas como Amazon o iTunes y es una obra que vale la pena. Es un comentario sobre los esquemas sociales con una manufactura y ritmo envidiable que la vuelven una obra muy superior a la mayoría de los estrenos de temporada de