7 de septiembre de 2014

Purgatorio, viaje al corazón de la frontera

Esta y más críticas las pueden encontrar en el Quinto Especial de Cine Mexicano.

El cine nacional, tanto en la ficción como el documental tiene temáticas fuertemente incrustadas en su sistema, siendo la principal el tratamiento de temas migratorios. Dentro de esta categoría es que tenemos el más reciente trabajo de Rodrigo Reyes, enfocado en el universo que existe en ambos lados de la frontera México - Estados Unidos.



Una historia puede tener tantas versiones como espectadores haya, o incluso más. Mientras que el tema fronterizo ha sido explotado en sobremanera, este sigue dando historias y enfoques que se pueden explotar. Los enfoques principales son marcados por los ambos lados de la frontera. Los que se van huyen de situaciones complicadas en nuestro país y buscan una mejor situación en el vecino del norte. Los vecinos no aceptan precisamente con los brazos abiertos, como lo ilustra el muro que atraviesa el país de costa a costa, aunque eso no significa que la delimitación y el recelo sea la única perspectiva. Entre las varias historias que son recabadas en este trabajo contamos con quienes hacen algo para apoyar a los migrantes o quienes son recelosos de su territorio por parte del lado estadounidense. De nuestro lado contamos no solo con la perspectiva del migrante sino de quienes viven cerca de los cruces. La violencia y como es confrontada tanto por las autoridades como por quienes reciben el daño colateral. Al mismo tiempo conocemos lugares como refugios para indigentes o incluso el levantamiento y eliminación de perros callejerso. ¿Qué tienen en común todas estas historias? Su cercanía con el punto geográfico de división y conflicto.

Mientras que la comparación con la obra de Dante ha sido el más mencionado para hablar sobre la obra de Reyes, encuentro un paralelismo más con el final de la serie de Final Crisis, en los comics de DC Comics. Para la resolución del conflicto no se cuenta con un narrador exclusivo, sino que entre varios hablan de un solo momento y como se vivió a través de distintas perspectivas. De manera similar Rodrigo nos muestra los al redores de la zona fronteriza. Desafortunadamente este enfoque no es el más digerible, especialmente cuando no se cuenta con algo que sirva como enlace en todo el recorrido. En lugar de mostrar una obra compuesta por varios mosaicos que al final ilustran algo en conjunto, se tiene una visión fragmentada que no logra cohesión.




Mientras que el documental ha sembrado varios reconocimientos a nivel nacional e internacional gracias a las nominaciones que ha tenido en los últimos años, no puedo evitar verlo como un trabajo que necesita ser pulido. El manejo de voces en off que se utiliza para ofrecer algún punto de reflexión mientras se usan planos estéticos que ilustran los entornos o distintos círculos de este purgatorio se sienten como recursos fáciles que he visto en trabajos menores, incluso estudiantiles. Mientras que el mayor logro de un documental es el mostrar una realidad, cosa que es lograda en este trabajo, hay elementos que pudieron llevarlo a un mejor fin, logrando algo más coherente. Quizás estoy mal al buscar esto, ya que la obra busca un propósito más difuso, y sus nominaciones, incluyendo el hecho de haber sido incluida en la lista a películas que buscarán el Óscar o el Goya por parte de México, evidencian que sectores especializados lo consideran un trabajo más que completo.

Purgatorio: viaje al corazón de la frontera tiene un recorrido a lo largo del país pero no en la cartelera regular. Les recomiendo consultar su fanpage en Facebook para saber donde pueden verlo.