27 de mayo de 2014

X-Men: Days of Future Past

| 6 comentarios
Antes de empezar, es conveniente aclarar que tenía toda la predisposición del mundo a encontrarle defectos a esta película, razón por la cual difícilmente encontraran una crítica objetiva en los siguientes minutos, y menos si creen que “objetiva” significa que me debió gustar por ser “la mejor película de súper héroes del año”.

Para descargar el podcast sobre X-Men: Days of Future Past (X-Men, Días del Futuro Pasado), da click derecho con el ratón en este enlace y seleccionar la opción "guardar como". Para escucharlo, ahí tienes el reproductor de la columna del lado derecho así como el de la parte de abajo. Para suscribirte al podcast via iTunes, da click en este enlace. En caso de que quieran lincharme porque no me fascinó la mejor película que han visto en sus vidas, dejen su información de contacto después del click, o en Facebook



 



Brian Singer regresa a continuar la saga que lo hizo famoso, y malabareando personajes clásicos con algunos más recientes es que trae a nuestras pantallas  Días del Futuro Pasado, en donde los Mutantes deben de defender un mundo que les teme y les odia… o mejor dicho, deben de garantizar su existencia mientras pelea contra todo el resto del mundo a quien si llega a defender, es de otro mutante ñaca ñaca o de la amenaza de la semana.

Antes de empezar a explicar mi conflicto particular con esta película alabada por la mayoría e incluso catalogada como “la mejor de la saga… al menos hasta que salga la que sigue” debo decir que la cinta tiene momentos genuinamente bien logrados así como una que otra secuencia de acción que impresionan el ojo, pero durante toda la segunda mitad de la película no lograba quitarme la sensación de estar viendo un títere al que se le notaban los hilos, con el que me volvían a contar la misma historia por otra ocasión.

Brian Singer es un director bastante competente que no ha sabido desarrollarse fuera de la franquicia que le dio renombre. Mientras que yo prefiero obras como Sospechosos Comunes o incluso la entretenida Jack el Cazagigantes, sin lugar a dudas gracias a su tratamiento de los Hombres Equis es que se logró popularizar el manejo de los súper héroes. Claro, ya teníamos Superman, Batman y Blade es el veradero iniciador de la nueva Era Marvel en el cine, pero gracias a su manejo de los mutantes, especialmente con la segunda película, es que se muestra que es posible narrar una historia de personajes en equipo que se logre equilibrar… eso, o hacer una película sobre Wolverine y sus Asombrosos Amigos, que es lo que en realidad fue la primera trilogía de esos personajes.

Después de esto, la Fox buscó hacer spin offs con las historias de Guepardo en solitario y por otra parte enfocó esfuerzos en hacer una precuela con First Class, dirigida por Matthew Vaughn. El público prefería olvidar el cierre de la trilogía original mientras señalaba con el dedo a Brett Ratner por haber hecho pedazos una “historia clásica” de los personajes. Lo que muchos olvidan es que tras la salida de Singer del asiento del director para la tercera cinta, la Fox buscó reemplazarlo y originalmente se planteó a Vaughn para dirigir, quien tuvo que negarse, y al final quien salvó la fecha de entrega fue Ratner, quien básicamente llegó a dirigir un proyecto ajeno en el que metieron las manos tanto el señor máquina de coser como Vaughn. Esto no justifica las deficiencias de la obra, pero ayuda a entender por qué se dieron.

Años más tarde, con fechas de lanzamiento próximas, la Fox le entregó el proyecto de First Class a Vaugh, e incluso salían bromas como “solo tiene tres días para editarla antes del estreno”, pero era un hecho que la agenda estaba apretada, sin embargo logró resucitar la franquicia y darle un respiro, principalmente porque deja de lado al personaje interpretado por Jackman y se dedica a desarrollar lo que es la relación más importante en la saga: la de Xavier y Magneto. Era lógico que continuara explotando esta historia con posteriores secuelas y aunque estuvo presente en el proyecto desde sus inicios, al final se decidió que el indicado para continuar el trabajo era Singer… el mismo director que abandonó la franquicia (y el estudio) para hacer una cinta de Superman y quien no había logrado tener éxito financiero con sus cintas posteriores regresaba como el hijo pródigo mientras que a Vaugh solo lo llamarían en caso de emergencias. Diplomáticamente Matthew continuaría con el crédito en el guión mientras mejor se enfocaría a proyectos de menor calibre pero donde al menos no se los quitarían de las manos como el próximo Kingsman: The Secret Service.




Después de esta explicación (casi puedo leer los tuits de camaradas como Luis Reséndiz quejándose de cómo escribo más sobre mis prejuicios que sobre la misma película) entenderán por qué hubiera preferido ver una cinta de Vaugh. Mientras que la calidad de las dos cintas previas de la franquicia por parte de Singer son de lo mejor que se ha hecho en el cine de monitos con disfraces, tenía un escepticismo sobre su manejo, especialmente porque entre sus pretensiones estaba el deshacer lo que pasó en la tercera entrega (que no dirigió él) así como adueñarse del renacimiento de la saga (que no hizo él). Afortunadamente no corroboró mis miedos ya que llega a mencionar lo ocurrido en otras cintas, aunque si sigue o no vigente depende del resultado final de los Días del Futuro Pasado.

Mientras transcurría la película, no podía evitar notarle varias inconsistencias. No podía evitar el pensar como la gente le mentaba la madre a Ratner por hacer que Magneto elevara un puente de metal pero en esta alabara a Singer por que el mismo personaje mueve todo un estadio para rodear la Casa Blanca. ¿Alguien puede explicarme la lógica de esto? Y cosas como “es para mostrar nuestro poder” son razones muy blandas. Después de todo el mismo Magneto logra sacar el bunker del presidente y da una exhibición pública de su mismo poder, el cual dependiendo la necesidad de la historia puede mostrarnos a la persona más impresionante del planeta, o a alguien que debe caminar y disimular como simple humano.

Entre los guiños que algunos alabarán está la aparición del futuro distópico en el que aparece la vieja guardia de los X-Men con harto lucimiento de efectos especiales pero… no tiene nada que aporte o impresione en realidad. Personajes como Bishop son casi irrelevantes. ¿No es más fácil darle una metralleta en lugar de estarlo cargando a cada rato para que pueda disparar sus rayitos?  ¿Cómo diablos es que Kitty Pride tiene la capacidad de mandar conciencias a través del tiempo cuando su habilidad es volverse intangible? ¿Cómo es que Warpath puede enfrentarse a centinelas solo con un par de cuchillos de carnicero? Claro, los efectos en Sunspot y Iceman se ven bien padrotes pero fuera de eso, no se aporta nada. Sin embargo lo peor es que desde el principio de la cinta te establecen que no importe que pase en la historia, esta pierde relevancia e impacto ya que todo puede ser deshecho con el conveniente viaje en el tiempo.

Estos eran algunos de los hilos que no podía evitar ver mientras se seguía desarrollando la historia, la cual jamás logra transmitirme un sentimiento de tensión o preocupación por los héroes. Las amenazas no son reales. Se habla de una causa y un efecto (por eso de los viajes en el tiempo) pero no hay una consecuencia tangible de los actos de los personajes, particularmente, la violencia.  A eso agreguémosle detalles como el hecho de que la interpretación del personaje de James McAvoy como el joven Xavier se basa en fruncir el ceño, poner cara de estreñido y tocarse las sienes y uno no puede evitar pensar que esto pudo tener un mejor desarrollo. En el lado positivo, afortunadamente Wolverine ya no comete su consabida coreografía de sacar sus garras y dar una patada para no cortar nada.

Muchos mencionan una secuencia con Quicksilver como lo más memorable de la película, y es verdad. La aparición de un personaje carismático terciario tiene mayor impacto que el conflicto principal de la historia, igual que en X2 la aparición de Nightcrawler es lo más memorable. ¿Recuerdan la película de Vaugh? Ahí tenemos secuencias más impactantes que además ayudan a construir personajes. Fassbender nos hace querer ver una película en solitario del James Bond Mutante y James McAvoy… frunce el ceño y padece problemas estomacales. De la misma manera el incluir elementos tangibles y sus efectos en el mundo real como la Crisis de los Misiles en Cuba le daba grandes puntos. Acá aparece el presidente con nombre de tratamiento para las hemorroides y se menciona que a Magneto lo apresan por algo que hizo contra el anterior presidente… ¿y exactamente como lo capturaron siendo tan poderoso?  Se que sueno como el que pregunta quien le cambia las llantas al Batimovil, pero cuando son elementos que ayudan a construir la historia se agradece algo más que una mención, para que el universo ficticio pueda sostenerse por sí mismo.

Mientras que First Class fue infravalorada por muchos, creo que Days of Future Past padece el beneficio contrario. No es una mala película. De hecho cumple con el efecto de entretener pero no aporta absolutamente nada más. ¿Tiene por qué hacerlo? Mientras sea negocio el estudio estará satisfecho y Singer ya tiene la secuela estructurada y prevista, como se nota gracias al stinger al final de Days en donde los ñoños pretenderán saber quién es el personaje misterioso que sale al final haciendo algo que demuestra que tiene gran poder y que a pesar de eso se tardará más de dos mil años en tratar de conquistar la tierra.

A final de cuentas Days of Future Past es una cinta que probablemente deje satisfecho al público en general y que gracias a los guiños y apariciones de personajes irrelevantes en la historia, tendrá a los geeks contentos. Como película, la encuentro irrelevante y encuentro más propositiva cosas como Godzilla, quien a pesar de sus varios defectos agrega una visión más fresca al mundo de los blockbusters veraniegos, cosa que Singer desde hace tiempo dejó de tener. 






Anotaciones:


Unos puntos a aclarar (culpa mia por no ser tan específico en el texto/grabación) después de dejar respirar la cinta, así como cosas que se quedaron en el tintero y no las incluí en la crítica original.

      1-    En ningún momento digo que la película sea mala pero parece que si no se dice que es “la mejor película de los X-Men” o “la mejor película de héroes de la historia del multiverso”, parece que uno se vuelve detractor.
      2-    El manejo de la “causa y efecto” en la historia es demasiado artificial. Si el futuro ya está definido por lo ocurrido en el pasado, el efecto no debería de sincronizarse tan perfectamente como en la edición. Eso no es una falla en sí, Back to the Future lo manejó, pero de manera mucho más efectiva. Esto ayuda al siguiente punto que es…
      3-    No hay sentido real de peligro. Lo establecen en la primer secuencia de ataque de los Centinelas, lo cual justifica el final de la cinta. Claro, sabemos que los buenos siempre van a ganar pero al menos agréguenle un poco de suspenso.
      4-    Hay quienes dicen que Mystique es uno de los pocos personajes femeninos fuertes. Raro, porque se la pasa de segundona o siendo manipulada/convencida por los principales.
      5-    James McAvoy hace una interpretación bastante buena, pero me sigue molestando que su rasgo más característico del personaje sea tocarse las sienes.
      6-    Los poderes de Magneto son taaaan aleatorios y eso muestra inconsistencias dentro de la misma cinta. ¿Es capaz de con dos pelotitas infiltrarse al Pentágono? Y cuando le conviene, levanta estadios, controlar centinelas y hacer lo que siempre hace…
      7-    La dupla entre Xavier y Magneto fue refrescante en First Class, pero ya chole con rollo de “unámonos ante una amenaza más fuerte y después te traiciono, solo para que después vuelvas a confiar en mi y te vuelva a traicionar”. Eso ya lo vi al menos en tres películas de los X antes.
      8-    Esto no es propio de la cinta, pero su continuidad está del carajo, o mejor dicho, no tiene como tal. Days of Future Past pretende arreglar eso, pero al hacerlo destroza cualquier dejo de coherencia entre todas las cintas.  Wolverine pudo estar capturado por Stryker y a su vez pelear en Vietnam. El final de The Wolverine revela a Xavier y Erick buscando a Logan cuando Xavier estaba en otro cuerpo (establecido al final de The Last Stand). Además para el 2013 ya estaba todo el desmadre de los Sentinelas para dejar todo planchadito para que en el 2023 ocurriera Days, y así podemos seguir analizando muchos detalles, pero bueno, el material fuente, los comics, son todavía más escabrosos.
      9-    La historia no es complicada, simplemente tiene muchos personajes, la gran mayoría irrelevantes. Se compensa con escenas bien ejecutadas que tampoco son relevantes para la historia pero que ayudan a que el ritmo fluya.
     10-    Lo que me gustó de la cinta probablemente haya venido del guionado de Vaugh. O eso quiero creer.

Y un último puntol: la cinta funciona como entretenimiento de verano pero revela el cansancio del género del blockbuster comiquero. Perfectamente olvidable, especialmente cuando hay películas con mucho menos expectativas o talento actoral que salen mejor libradas. Luego les platicare de Edge of Tomorrow donde la acción es más dinámica, hay más humor, los personajes tienen un desarrollo y se permiten salir de los clichés, pero eso va para el siguiente podcast.
more

26 de mayo de 2014

Palomazos S1E18 - Hannibal, final de temporada

| 0 comentarios
En esta ocasión nos separamos un poco del cine y hablamos de series de televisión. ¿La razón? Hannibal inicia su segunda temporada, y siendo uno de los villanos más significativos de las últimas décadas, hay que dedicarle su merecido tiempo.

En esta ocasión me acompaña Edith Sánchez en lo que será un experimento, ya que además de hablar de la serie y por qué nos fascina, estaremos comentando el primer episodio de la segunda temporada conforme lo estamos viendo.

Terminadas las transmisiones, también podrán descargar el video tanto en su versión en mp4 (508 mb) como en ogv (265 mb) o incluso como giff animado. ¡Y ahora también en su sensacional mp3!

Recuerden que si les gusta el video, pueden darnos like en el mismo en YouTube o en nuestro FanPage en Facebook


more

20 de mayo de 2014

Palomazos S1E17 - Los Demonios de la Producción con Viviana García

| 0 comentarios
La documentalista que encontró al Santo perdido en el templo y lo compartió con nosotros me acompaña en esta emisión. ¡Así es! Viviana García Besné, genial editora y además realizadora de Pérdida, nos cuenta de sus peripecias en esto de la realización.

Terminadas las transmisiones, también podrán descargar el video tanto en su versión en mp4 (482 mb) como en ogv (252 mb) o incluso como giff animado.  Y ahora también en audio, en su práctico  mp3.

Recuerden que si les gusta el video, pueden darnos like en el mismo en YouTube o en nuestro FanPage en Facebook, además de que pueden suscribirse y recibir automáticamente los videos en iTunes



more

11 de mayo de 2014

Se levanta viento

| 1 comentarios
Finalmente llega a nuestro país la más reciente cinta del maestro de la animación japonesa, Hayao Miyazaki. En esta obra con la cual anuncia su retiro tenemos uno de sus trabajos más personales en donde hace una revisión no solo de su visión y su carrera, sino de la historia de su país con la cinta biográfica Se Levanta el Viento.

Para descargar el podcast sobre Kaze Tachinu (The Wind Rises, Se Levanta el Viento), da click derecho con el ratón en este enlace y seleccionar la opción "guardar como". Para escucharlo, ahí tienes el reproductor de la columna del lado derecho así como el de la parte de abajo. Para suscribirte al podcast via iTunes, da click en este enlace. En caso de que quieran conseguir boletos de aviones animados baratos, dejen su información de contacto después del click, o en Facebook







Jiro Horikoshi es un niño curioso cuya imaginación vuela junto con los aviones que son el objeto de su admiración. Debido a un grado fuerte de miopía decide que no tratará de volar uno de estos artefactos, sino que prefiere diseñarlos en la seguridad de un escritorio. Crece para trabajar en Mitsubishi y con la misión de crear aviones eficientes es que llega a viajar a varias partes, incluso Alemania, para mejorar en el oficio. Mientras tanto, en su vida más personal, desarrolla una bonita relación con Nahoko, quien se volverá su amor y compañera mientras su país pasa por conflictos más grandes.

Alejándose un tanto de la fantasía, Miyazaki nos cuenta la vida de Jiro, uno de los más grandes ingenieros dentro de Japón mientras ilustra los difíciles tiempos que pasó el país, desde el gran terremoto de Kanto, la depresión, epidemias de tuberculosis o las grandes guerras. Son elementos que no se mencionan directamente pero que están presentes de manera constante. Jiro tiene un mentor con quien sueña y es el gran Caproni, ingeniero aeronáutico italiano. Eventualmente tiene que ir a Alemania para aprender más sobre los motores fabricados en dicho país. El gran elefante dentro del cuarto es la Segunda Guerra Mundial. ¿Cuál es el efecto que tiene Jiro en ese conflicto? Después de todo es solo un trabajador, un ingeniero, dedicado para que su empresa logre tener éxito y él logre tener una situación más cómoda para poder vivir junto a su pareja. Eso es lo brillante en esta cinta.

 

En una de las frases más emotivas de la película, Jiro hace una reflexión: “¿Has visto el viento? Ni tú ni yo lo podemos hacer, pero cuando las hojas se mueven, es el viento que pasa entre ellas.”  Jiro es un personaje desconocido para la gran mayoría de las personas occidentales, sin embargo si hablamos de los pilotos kamikazes, prácticamente todos sabrían del tema. Los aviones diseñados por Jiro fueron un gran avance en la aeronáutica y fueron utilizados como armas a pesar de que el sueño del ingeniero era solo hacer instrumentos de transporte, no de combate.

La cinta hace una reflexión sobre aquellas personas que mientras desarrollaban su vida personal eran parte de un conflicto más grande. Es una cinta sobre la guerra desde la perspectiva de los perdedores, la gente común que no quería participar en la misma. En cierta manera el mismo Miyazaki revisa su propia carrera y aportaciones al mundo de la animación. El efecto de la obra del artista y de aquellos que le ayudaron pero que no necesariamente son reconocidos.

 

Mientras que la cinta es más bien un “drama de ingenieros” y se aleja de la fantasía característica de buena parte de la obra del director, es una manera muy digna de despedirse. Una de las cintas más personales de Miyazaki donde hace una revisión no solo de su trayectoria sino de su mismo país. Curiosamente la cinta ha sido criticada tanto por propios como extraños, teniendo estadounidenses ignorantes que la tachan de “demasiado japonesa” por su enfoque en la guerra tan distinto a lo que nos vende Hollywood donde los nipones son más malos que la fiebre amarilla. En su país de origen se le criticó precisamente por tocar, aunque fuera de manera tangencial, dicho tema, el cual es tabú. Independientemente de eso, la película es ampliamente recomendable y su reflexión es muy simple y sencilla: ¿Se levanta el viento? Debemos intentar vivir.
more

9 de mayo de 2014

Implacable

| 0 comentarios
Uno de los proyectos más interesantes que se han hecho por parte de Canal 22 y Foprocine es la producción de telefilmes. Películas destinadas para su proyección en televisión en el canal cultural, con lo cual se busca fomentar la producción. En una primera etapa se contó con cintas como Chalán, El Ombligo del Cielo y Hecho en China y en esta segunda tanda contamos con Buitres (Raúl González), Vladimir (Octavio Reyes) y el motivo de este texto, Implacable, de Carlos García Campillo.



"Max es un seductor implacable (al menos en su cabeza)" con esa premisa es que tenemos la historia de un adolescente (interpretado por Guido Gueta) quien tiende a soñar despierto, imaginando situaciones como si ocurrieran en el universo de las viñetas. Tiene un crush con su vecina Ana (Ana Ochoa) pero debido a su timidez es que solicita ayuda a su amigo Dan (Eric L. da Silva) para saber como conquistar a las mujeres. 

 El enfoque que tiene el desarrollo de la cinta es fresco. Cuenta con un ritmo y una historia que puede servir como puente para "los chavitos que ven la telenovela o el programa de la tarde" a algo con mejor producción, como lo es una película. Sin embargo esto me despierta algunas dudas con respecto al manejo que pueden tener estas obras. Una película para televisión ¿debe tener la calidad esperable de un largometraje para cine o es como un episodio de un sitcom o telenovela con mejor presupuesto? En cierta medida, Implacable se siente como un trabajo a medias precisamente por estar en la línea que divide lo que podría ser una telenovela o un telefilm. Me recuerda un poco cuando comparamos actuaciones y maquillaje en el teatro y en el cine. En el teatro necesitas exagerar más los gestos, ser más articulado, cosas que al ser analizadas más de cerca se sienten falsas, especialmente tras la lente de la cámara. Es necesario adaptarse al medio que se va a explotar aun cuando la formación venga de otra parte.  



La dirección en general, incluyendo la actoral, es muy eficiente. Encuentro algunos detalles en el guión que no me fascinaron. El joven Max carece de una figura paterna y en parte la compensa con las historietas que guarda de su padre, enfocadas en el personaje que le da nombre a la obra. Las historietas son un híbrido entre el Libro Vaquero y otro tipo de historietas como los Sensacionales (de Luchas, de Chafiretes, de Barrios, de Traileros, etc). En las mismas no se explota el carácter altamente sexualizado y machista de los Sensacionales, sin embargo permanece la figura masculina dominante e idealizada: "Las mujeres lo desean. Los hombres quisieran ser como él". Curiosamente en el comic que uno puede leer y descargar en la página oficial se puede notar que la historia tira más a novelas románticas como Jazmín, que se podían encontrar en el mismo puesto de periódicos. Quizás tiene demasiado tiempo que no visito esos lugares pero no recuerdo que en las historietas de mujeres voluptuosas la trama se centrara en como "ganarte al amor de tu vida al cambiar de tu estilo de vida mujeriego y ser un hombre estable y digno de ella, lleno de detalles románticos". Encuentro una disonancia en el manejo que si bien puede servir hasta como tributo a los tres estilos mencionados, no son precisamente compatibles entre sí, aunque el tono rosa del comic solo aparece en este y no en la película.  



Las actuaciones son inconsistentes. Entre los cuatro actores principales es Max resalta debido a su edad, aunque logra interpretar a su personaje de manera creíble y en buena parte de la cinta logra empatía con el espectador. Ana y Eric tienen momentos divertidos, sin embargo se sienten sobreactuados en varios momentos. En Ana quizás se puede justificar un poco debido a que interpreta a una actriz, pero buena parte de sus diálogos se sienten artificiales, recordándome lo que mencionaba sobre las diferencias el trabajo actoral en teatro y cine. Es una especie de Penny (de The Big Bang Theory) representando a la "chica de al lado idealizada", sin embargo su personalidad no es tan atrayente, aunque claro, un adolescente tímido no precisamente se siente atraído a la personalidad de una mujer.  

El manejo visual es atractivo pero cansa un poco. Los "sueños lúcidos" que tiene Max sirven para ilustrar lo que ocurre en su cabeza pero en varias ocasiones rompen con el ritmo, el cual creo es el punto débil en la cinta. La historia ocurre en el transcurso de unos días pero entre los fades a negros constantes y los brincos a la imaginación de Max se siente que pasó más tiempo. Algunos de esos cortes se pueden justificar como la pauta para mandar a comerciales al tener en cuenta el formato televisivo, sin embargo si se ve sin cortes, llegan a pesar dentro del desarrollo, matando el ritmo.  

La historia es muy sencilla y debido a los ya mencionados cortes, se siente que dura más de lo que debería. Al final, se siente como una anécdota que daba más para un cortometraje, que cuenta con ritmo televisivo pero se estira para cumplir la duración de una película, aunque sea una para televisión. ¿Es esto bueno o malo? Puede ser bueno ya que indica que se tenía en cuenta el formato de difusión, sin embargo se agradecería que la historia diera para más. Estoy consciente que no soy el público meta de la cinta y quizás sea más atractiva para el grupo de edad al que va dirigido, sin embargo en su difusión encuentro mensajes encontrados. Canal 22 la programó el Jueves 24 de abril a las 10 de la noche. Ese horario está muy lejano de la telenovela juvenil de la tarde, que es el tipo de público al que apelaría esta cinta. Por otra parte, se tuvo una especie de gira de exhibición en varios cines del país como parte del "Tur de Cine Mexicano", antes de su programación en televisión, lo cual encuentro como algo muy interesante y de lo que me encantaría hablar con Carlos al respecto, especialmente para saber la reacción del público de cines ante una obra de televisión. 

Entre las cintas del programa de Canal 22 y Foprocine he tenido oportunidad de ver Chalán en un Festival de Cine de Guadalajara y ahora Implacable en televisión. Creo que necesito ver más del catálogo para poder entender completamente la estrategia y no creer que es solo arrojar dinero a quienes quieren o saben hacer cine, especialmente por que la difusión de las obras no tiene gran presencia. Si no pudimos ver Implacable en su recorrido o en la noche que se transmitió, ¿dónde más puedo verla? Por la duración es dificil que tenga un recorrido de cartelera regular y necesita un horario de programación más afín al público que puede estar interesado. Lo mismo ocurre con Chalán. Son pasos en la dirección correcta, pero por el momento parece que esa dirección es "hacia allá" sin especificar una estrategia concreta.
more

3 de mayo de 2014

Obediencia Perfecta

| 0 comentarios


Con frases como “La historia que sacudió a la Iglesia” o “Es hora de conocer la verdad” es que llega a nuestras carteleras la ópera prima de Luis Urquiza, quien con amplia experiencia en la producción da el salto a la dirección en esta cinta “basada en hechos reales”.

Sacramento Santos (Sebastián Aguirre) es un joven que decide dedicar su vida al sacerdocio, por lo cual entra a la orden de Los Cruzados de Cristo. En esta organización fundada por Ángel de la Cruz (interpretado por Juan Manuel Bernal y por Juan Carlos Colombo) inicia su formación tras la sotana mientras es sujeto a las condiciones y manejos dentro de la misma.

Obediencia Perfecta es una cinta que no termina de definirse. Mientras que las actuaciones principales de Aguirre y Bernal tienen una ejecución excelente, algunas de las secundarias, representando a otros miembros de la orden o a altos mandos de la iglesia católica, son tan caricaturizadas que por momentos creí estar viendo la secuela de El Crimen del Cácaro Gumaro, en donde Armando Vega Gil interpreta el cliché del sacerdote de pueblo. De manera similar, los nombres de varios personajes no podrían ser más convenientes como lo ilustran los casos de Sacramento y Ángel.



 

Quizás debido al manejo publicitario de la cinta es que quería que no me gustara. El jugar con el morbo y anunciarse con cosas como “basada en hechos reales” son de esos detalles que me hacen alejarme de cualquier obra cinematográfica. Curiosamente la ejecución es bastante digna. Además de las actuaciones ya mencionadas, el trabajo de Luis es más que competente y la fotografía de Serguei ilustra de manera efectiva el terreno en el que se desarrolla esta historia. Mi mayor conflicto viene en el guión ya que cae en esa falta de definición que mencionaba. Alude a hechos reales pero no los nombra directamente, como si al decir “las instituciones son corruptas” todos tuviéramos que asentir, como si supiéramos de que caso específico habla. Tiene momentos con excelente realización y conflicto dramático, especialmente en la relación entre el sacerdote y su pupilo, pero por otros cae en la comedia involuntaria (las expresiones de varios sacerdotes con cara de morbo “cochino” provocan más risa que consternación). Curiosamente hay momentos en los que el juego de sutilezas le ayuda, ya que como en el cine de horror, hay veces en que es mejor solo aludir sin mostrar, para que el espectador llene con sus ideas la figura del monstruo en la pantalla.




Quizás la queja contra la tibieza es un poco injustificada. Al final del día es una obra de ficción dramatizada y para ilustrar el terrible caso de abuso sexual dentro de instituciones religiosas ya hay obras muy mayores, particularmente en el género documental. ¿Habría ayudado en algo a la historia el que se mencionaran directamente nombres y se mostraran de manera explícita las vejaciones que cometían los culpables? No lo creo. Al final la historia se centra en el drama humano y el conflicto. La relación de codependencia entre alumno y maestro que tiene más en común con un síndrome de Estocolmo que con una relación emocional saludable y esa relación se ilustra de manera efectiva, a pesar de incluir detalles que hacen que se pierda “la seriedad en el asunto”. Me recuerda las quejas que había contra The Walking Dead porque no había suficientes zombies al estilo de película de Romero, cuando jamás fue la intención de la serie o del cómic base utilizar ese estilo en su enfoque.


 

Contradiciendo mis expectativas, puedo decir que Obediencia Perfecta es una cinta competente. Claro, su publicidad se basa más en el morbo y la explotación de una temática controversial en la que al parecer a todo mundo se le olvida que no todos los religiosos son pederastas y creen que los casos extremos son la norma. Sin embargo, si dejamos eso de lado, tenemos actuaciones (y la dirección de las mismas) sobresalientes, lo que me hace querer ver la siguiente cinta de Luis Urquiza, pero con una temática y guión más adecuados.
more