1 de mayo de 2015

Avengers: Age of Ultron

Llega una de las cartas fuertes de los estudios a la cartelera regular y saben lo que eso significa: al ir al cine, tendrás gran variedad de películas para escoger, entre Los Vengadores en Inglés, Los Vengadores en Español, Los Vengadores en 3D, Los Vengadores en IMAX, Los Vengadores en 4DX, y quizás alguna película despistada que quiera hacerle sombra. Ante la dificultad de ver otra cinta que no sea la secuela de los héroes más poderosos de la tierra solo nos queda preguntarnos si vale o no la pena verla.

Para descargar el podcast sobre Avengers: Age of Ultron (Los Vengadores: La Era de Ultrón), da click derecho con el ratón  selecciona la opción "guardar como" aquí. Para escucharlo, ahí tienes el reproductor de la columna del lado derecho así como el de la parte de abajo. Para suscribirte al podcast via iTunes, da click en este enlace. Para escucharlo o descargarlo directamente en su celular pueden hacerlo a través de Player.fm o de Spreaker. En caso de que quieran quejarse sobre como violé su infancia porque no entiendo los comics como ustedes lo hacen, bola de ñoños, o dejen su comentario después del click, o en Facebook.  



¡Ellos son Robert Downey Jr. Chris Hemsworth, Chris Evans, Mark Ruffalo, Scarlett Johansson, Jeremy Renner! Juntos son capaces de interpretar a la última línea de defensa ante las amenazas más grandes que ha conocido la tierra. El problema es cuando el millonario conflictivo favorito de todos, Tony Stark (mejor conocido como Downey Jr.) gracias a su experiencia con la armada extraterrestre de la primera cinta, decide que debe de prepararse para amenazas fuera de este mundo. ¿Qué pasa si sus planes son ejecutados de mala manera? Surge Ultrón, quien acompañado por sus patiños humanos mejorados, los hermanos Maximoff (Taylor-Johnson y Elizabeth Olsen, importados directamente de Godzilla) buscará lo mejor para la humanidad... aunque eso implique destruirla.

Para evitarnos complicaciones, los siguientes comentarios están divididos dependiendo del tipo de espectador que quiera ver la cinta.

A) Si son Marvel Zombies, o simplemente les gusta las películas basadas en los personajes de la Casa de las Ideas, los cuales tiran más a partir de un entorno identificable para agregarle fantasía con tintes de humor, Age of Ultron es una mejoría con respecto con la primera cinta de Los Vengadores y se emocionarán y la disfrutarán.

B) Si son DC Freaks, o simplemente prefieren tintes que aspiran a ser más serios, los cuales tiran más a mostrar la causa y efectos de las acciones de personajes cuasi divinos en la tierra, Age of Ultron es una cacofonía de peleas y efectos en la que difícilmente se puede considerar a un personaje como heroico en realidad, ya que los villanos siempre surgen de las acciones de los supuestos buenos, los cuales tienen que arreglar el problema, desde luego, después de pelearse entre ellos.

C) Si no les interesan las distintas mitologías de personajes y no tienen preferencias sino simplemente quieren ver una buena historia, pues lamento informarles que se encontrarán con uno de los ejemplos de lo que hacen el cine veraniego lo que es: acción, hartos efectos, espectacularidad, duraciones excesivas, y parafernalia de los personajes por todos lados. Si sus películas las quieren con historias bien escritas, probablemente salgan decepcionados, pero si lo que buscan es espectacularidad, probablemente salgan satisfechos.

Si no corresponden a uno de los nichos previamente mencionados, continuemos con la historia. 



Avengers 2 es una cinta palomera que busca el entretenimiento y que parte de la primicia de usar a un grupo de héroes para enfrentar a una amenaza que serían incapaces de derrotar cada uno por su cuenta. En su primera entrega, que es la exitosa culminación del plan de Kevin Feige y compañía, podemos ver el resultado con un paneo circular en donde tenemos a todos los héroes, cubriéndose las espaldas y enfrentando una invasión extraterrestre. Emoción por todos lados. ¿Qué pasa si repetimos la fórmula? De entrada, se pierde la novedad. No es lo mismo encontrarnos con tan inusitada reunión a verlos como si se juntaran para ver el futbol todos los domingos.

Para esta ocasión Whedon y compañía deciden tomar a uno de los villanos más representativos que han tenido los personajes en las viñetas: Ultrón, inteligencia artificial creada por uno de los vengadores. Cambiándole un poco el origen, es ahora obra del genio científico de Stark con algo de apoyo de Bruce Banner y su fiel asistente computarizado, Jarvis. Ultron es el robot que cobra conciencia y que se da cuenta que para que el mundo sea mejor, básicamente es necesario prescindir de los humanos, pero para poder lograrlo, primero tendrá que acabar con Los Vengadores.

La cinta trata varios temas interesantes que desafortunadamente no son plenamente desarrollados. Esto, desde luego, les servirá a más de algún fanático para decir que tiene un guión inteligente. Usar grandes palabras no significa tener grandes ideas y menos aún, mejores ejecuciones.  Lo dice Jeremy Renner en su personaje de Hawkeye en la cinta: "La ciudad está volando, estamos combatiendo una armada de robots, yo tengo un arco y flechas... y nada de esto tiene sentido". Whedon nos pide que confiemos en él y nos dejemos llevar ante el espectáculo que orquesta.

Mientras que el desarrollo de una inteligencia artificial que a su vez busca evolucionar, creando a otro personaje clásico de los Avengers introducido en esta cinta (interpretado por Paul Bettany) es un tema de por sí fascinante, el mismo no es desarrollado más allá de un par de diálogos de Bettany y una mini reflexión que tiene al confrontar al villano Ultrón (interpretado por James Spader) se deja completamente de lado en pro de tener peleas, efectos y más peleas. Igual ocurre con la diferencia de visiones entre Stark y Rogers, el establecimiento de una súper fuerza policiaca (estadounidense, desde luego), planteamientos evolucionarios, políticos y así sucesivamente.



Me es difícil tomar en serio y considerar a un personaje como héroe si padece lo que llamo el Síndrome Stark. Sus "villanos" son consecuencia directa de las acciones pasadas del héroe, lo cual al final lo ubica como el origen del mal. Quizás hay buenas intenciones con el planteamiento original pero a final de cuentas son distintas versiones del bueno de la película las que terminan ocasionando destrozos que no ocurrirían en su ausencia. Si en Iron Man el villano fue un Iron Manzote (o Iron Monger) y en su secuela tuvimos a otro tipo con armadura, acá Ultrón incluso retoma partes mecánicas de la fábrica personal de Stark para hacerse un cuerpo. Por cierto, ¿en qué cabeza (mecánica o humana) cabe la idea de crearse una forma física de malo de malolandia con chatarra y desechos cuando en su lugar se contaba con acceso a tecnología de punta? Al parecer la inteligencia artificial no es tan inteligente, aunque igual fue su complejo de niño abandonado el que le nubló el juicio.

Los que escucharon mi podcast sobre X-Men: Days of Future Past, recordarán que una de mis principales quejas sobre la cinta era que no presentaba una sensación de amenaza real en la cinta. Lo mismo se repite pero aumentado en Age of Ultron. ¿Nuestro héroe está a punto de destruir un edificio? ¡No importa! Está desolado o lo comprará Stark. ¿Destrucción masiva en una ciudad? ¡Está resuelto gracias a las prevenciones de los personajes los cuales son más rápidos para evacuar millares de personas que la alerta sísmica en corporativos de Santa Fe! ¿Nos va a cargar el payaso y no podemos salvar a tanta gente? ¡No se diga más! De la manga saco un rayo teletransportador, nave espacial o universo de bolsillo para solucionarlo.

Sobre este último punto, parece una respuesta indirecta a algunas de las críticas más enardecidas sobre Man of Steel y la destrucción de Metropolis. Mientras ese tema fue discutido en su respectivo podcast (hint: la destrucción la inicia el villano, y no hay víctimas a cuadro ya que hubo evacuación, la cual se menciona en la cinta), en esta secuela parece que el enfoque es tratar de mostrar a los personajes demasiado preocupados por las vidas de inocentes. Esto es un tanto contradictorio ya que fácilmente podemos quitar 20 minutos de película en la que parece que tenemos a los Poderosos Rescatistas los cuales, en lugar de atacar la causa, se van sobre los síntomas. Si no insistieran tanto en eso no sería tan molesto. Es respetable su enfoque, aunque irrelevante conforme avanza la historia.

Otro de los grandes retos en esta cinta es el manejo de una gran cantidad de personajes. Whedon decide dejar un poco de lado a los Tres Grandes (Iron Man, Captain America y Thor) aprovechando que ellos tienen sus propios espacios, y el mejor desarrollo viene de los personajes interpretados por Renner, Johanson y Rufalo. La separación de la vida personal contra su trabajo por parte de Hawkeye, así como la tensión sexual en la relación entre la bella y la bestia esmeralda es lo mejor que muestra la cinta. Tristemente esto se ve opacado cuando el resto de los personajes son caricaturas de sí mismos, teniendo a un Capitán Buenas Costumbres y un Thor que se la pasa diciendo que debe dejar la tierra pero jamás explica la razón, aunque todos sabemos que es para irse a hacer su tercera película. Esto se lleva a un máximo al final de la cinta, algo que no les adelanto pero que mostrará ausencias inexplicables que se ocuparán con personajes de relleno y que servirá para que los que estén jugando Lotería de Súper Héroes completen todas las casillas en un roll call al que solo faltaron Daredevil y Ghost Rider.


En los comics, una de las partes visualmente más atractivas es el uso de los splashpages, la página doble en donde el artista luce sus habilidades acomodando ya sea a todos sus personajes, o secuencias espectaculares de pelea o qué se yo. Eso es exactamente lo que pasa en la cinta. Si bien en la primera entrega el momento en que vemos a todos los héroes juntos, en círculo, era la culminación de ese trabajo de creación y reunión de franquicias, acá se presenta desde el principio. El cuadro de la pantalla se forza para incluir a todos los personajes, sin importar lo improbable o impráctico que esto sea. No importa ya que se ve bastante bonito. Forzado, pero bonito. Lo curioso es que esto trabaja un poco en contra de la cinta, ya que si bien en la entrega previa la reunión de todos era la culminación de un momento especial, aquí lo tenemos desde el principio. Claro, las secuencias de ataque con coreografías de cámara en donde se hace seguimiento de todos los personajes lucen preciosas, pero sin sustancia. Justo como un splashpage.

La Era de Ultrón toma elementos de la que es una de las mejores historias del personaje: Ultrón Ilimitado. En esta, el robot masacra a todas las personas de un país para repoblarlo con cyborgs zombies y copias de sí mismo. Esta historia plantea a un villano imposible de destruir que acaba de cometer un genocidio que no pudo ser impedido por los héroes. De ahí mi queja principal sobre el manejo de la causa y el efecto de las acciones de los personajes. En el comic escrito por Kurt Busiek e ilustrado por George Pérez queda claro el peso personal que tiene este tipo de derrota al cual se deben de sobreponer los héroes para tratar de contener la maldad. En su lugar, en La Era de Ultrón tenemos que la mayoría de las escenas de acción son peleas que ocurren entre los supuestos héroes, siendo la más emocionante la de Hulk contra el Hulkbuster, la cual por cierto fue quemada desde trailers previos y que además no sirve de nada para desarrollar la historia pero sirve para destruir Africa. ¿Las alucinaciones que reflejan traumas personales? Paja con tintes estéticos que pretenden hacer profundidad en el vacio de los personajes. ¿La batalla final contra Ultrón? No importa ya que se repite la fórmula de la primera cinta de Avengers, en donde se combate a aliens genéricos e intercambiables, solo que aquí son sustituidos por robots genéricos e intercambiables, los cuales pueden ser tirados a patadas.

Si bien detalles como el que Hawkeye es el peor arquero del mundo (se nota que no sabe como tomar un arco) al cual nunca se le acaban las flechas son un tanto irrelevantes en el entretenimiento, hubiera sido interesante que al menos le hubieran dado consistencia al explicar los poderes de Elizabeth Olsen, los cuales van desde manipulación mental hasta tirar Ha-Do-Kens, ser niña llorona a poder desatar explosiones cuasi nucleares, dependiendo de la necedad, digo, necesidad de la historia. O mejor aún, por más encantador que sea el Ultrón de Spader (al cual más que destruirlo, dan ganas de darle un abrazo o comprarle una nieve), sus planes diabólicos hacen el mismo sentido que los del Bane de The Dark Knight Rises.

Mientras que es un hecho que la cinta será un tremendo trancazo en taquilla (no la vean ni en IMAX ni en 3D ya que no vale la pena pagar de más por algo que no se aprovecha visualmente), es un poco triste ver como incluso el mejor malabarista de personajes que es Whedon, no puede lograr balancear de manera más satisfactoria la cinta. Sus diálogos ingeniosos son reducidos en pro de la acción delirante y excesiva (la cual llega a cansar, sobre todo en la batalla final que parece no terminar).  Espectáculo en lugar de historia. Hay tantas cosas que se desean incluir que al final van en detrimento y ni las casi dos horas y media de duración bastan.

Cuando todo es importante nada es importante y mientras la cinta original resaltó por su frescura, aquí tenemos una segunda instancia que si bien es lucidora, también es hueca, y a menos que tengan conocimiento de los personajes, es probable que se pierdan (o simplemente no les importen) el cast que está a dos actores de ser Los Indestructibles 4. Triste por que al final se muestra que Marvel es simplemente otra maquiladora de billetes del imperio Disney y esto no es una película, sino otra película más dentro de su plan macabro que perdió el encanto de ser especial.