18 de julio de 2015

Ant-Man

¡Marvel! La exitosa editorial con personajes tan populares como Spider-Man (del cual no puede hacer películas), Los Hombres X (de los cuales no puede hacer películas) y Los Cuatro Fantásticos (de los cuales tampoco puede hacer películas) regresa a las carteleras luego de haber logrado éxito con sus Vengadores y sus Guardianes, vuelven a rascar el fondo del barril para traernos la película sobre el personaje que todos esperaban: El Hombre Hormiga. 

Para descargar el podcast sobre Ant-Man (el Hombre Hormiga), da click derecho con el ratón  selecciona la opción "guardar como" aquí. Para escucharlo, ahí tienes el reproductor de la columna del lado derecho así como el de la parte de abajo. Para suscribirte al podcast via iTunes, da click en este enlace. Para escucharlo o descargarlo directamente en su celular pueden hacerlo a través de Player.fm , Spreaker o incluso en Soundcloud. En caso de que quieran saber como tener una hormiga gigante de mascota, dejen su comentario después del click aquí o en Facebook, o mejor aún, chequen el podcast donde hablamos del cine de Edgar Wright





La cinta de Ant-Man tiene que vivir con el estigma de que originalmente fue un proyecto impulsado por Edgar Wright, quien empezó a trabajar en la película mucho tiempo antes de que Marvel fuera MARVEL en el cine. Con el cambio de enfoque se decidió que un director con una visión tan concreta y personal como Wright no tenía cabida en el esquema de “todos son reemplazables” de la compañía y es que entró Peyton Reed a solo un mes de iniciar filmaciones. 



En las pruebas de cámara hechas por Wright se mostraba como lo que es uno de los poderes en teoría más patéticos de un súper héroe, podía volverse algo interesante si se sabe coreografiar en una secuencia de acción. Aprovechando esto es que El Hombre Hormiga se aleja de los enfoques cósmicos o súper heroicos y se enfoca en una historia más cercana a los seres humanos comunes y corrientes. Nuestro personaje principal es la clave para hacer un atraco en una gran compañía, para impedir que la misma logre la creación de un producto que en las manos equivocadas sería algo catastrófico. Esta es la clave del enfoque que ayuda a refrescar la fórmula de mayitas que le ha sido exitosa a la casa de las ideas, repitiendo en menor medida el éxito que tuvo con los Guardianes de la Galaxia, una cinta más enfocada en la comedia y aventura espacial. 

Mientras que la historia original era de Wright y Joe Cornish, su versión final cuenta con las manos extras de Adam McKay y el mismo Paul Rudd. En varios momentos, especialmente para la segunda mitad, se empiezan a notar hoyos en el desarrollo los cuales lucen más como “debemos llegar a punto X” y no a un desarrollo orgánico de personajes o de la trama. De la misma manera, hay varios momentos que son claramente del estilo de Wright pero que en manos menos competentes se sienten terriblemente desaprovechados. Solo el carisma de Michael Peña logra sacar a flote y hacer que funcionen secuencias con un ritmo que encaja mejor con el director. 

Mientras que mi subjetivismo personal dice que esta pudo ser una mucho mejor película (tan solo al ver la secuencia de pelea entre el Aguijón Amarillo y el Hombre Hormiga dentro de una bolsa donde de pronto se escucha una canción que hubiera sido coreografiada de manera magistral por Wright), la realidad es que por si misma tiene méritos que le han ocasionado el buen boca en boca. Paul Rudd es simpático, aunque la mitad de sus chistes no funcionan, la otra mitad es agradable al espectador. En la misma línea esta cinta se siente refrescante gracias al hecho de que no tiene nada que ver con el resto del universo cinematográfico de Marvel, haciéndola más atractiva al espectador casual. Eso sí, es una cinta de origen de súper héroe, como otras 20 que hemos tenido en esta década.



Ant-Man es una cinta ambivalente. Su mayor logro es no ser mala y que la gente ha bajado mucho sus expectativas, por lo cual le ha ido bien. Sin embargo esto no la hace automáticamente buena y fuera del “tiene momentos divertidos”, no logra nada más. Las cintas basadas en héroes de comics son una cosa más que común, pero el bajar las expectativas para lograr resultados aceptables no es algo que deba hacerse. Es como haber esperado que Misión Imposible 4 fuera una cinta decente de espías, cuando en realidad logró revitalizar a la franquicia y defenderse por sus cualidades como una excelente película, sin importar el género. El tener en Ant-Man una película “entretenida o dominguera” no es precisamente un halago, especialmente cuando se tenía lo necesario para algo que pudiera trascender más. 

A pesar de no llegar a los niveles de éxito de los Guardianes de La Galaxia (la apuesta previa de Marvel para usar personajes desconocidos para el público en general), la recepción por parte del público ha sido positiva, esto ayudado por el brazo de distribución de Disney ya le tiene garantizados unos ingresos más que convenientes. ¿Deja al público con ganas de ver una secuela? No, y con eso se puede medir la calidad de la cinta.