14 de enero de 2016

Spotlight: En Primera Plana

Estamos en plena temporada de cintas nominables a la codiciada estatuilla del Óscar. Dentro de esta camada tenemos cintas con mucho ruido y pocas nueces como el caso de Joy, o películas verdaderamente memorables como The Big Short o de la que hablaremos en esta ocasión, Spotlight.


 "Basada en hechos reales" (ese cintillo tan molesto que pocas veces es justificable, pero en este caso es agradecible) tenemos el seguimiento de la investigación hecha por el departamento de Spotlight, dentro del Boston Globe, acerca de los casos de abuso sexual que se presentaron por miembros del clero católico en dicha ciudad, y cómo los mismos fueron cubiertos para que nadie se enterara. La historia nos es contada por el equipo investigador encabezado por Robby Robinson (Michael Keaton), Mike Rezendes (Mark Ruffalo), Matt Carroll (Brian d'Arcy) y Sacha Pfeiffer (Rachel McAdams), quienes muestran el aspecto más interesante de la cinta, que es el ilustrar el trabajo periodístico de investigación.

Si bien Spotlight gana atención al tratar sobre un tema sensible, lo mejor de la cinta es el manejo que tiene sobre la investigación realizada. Tenemos un ensamble más que a un personaje principal e incluso quien es el más ferviente luchador y defensor de aquellas personas que padecieron algún tipo de abusos no es más que un personaje terciario dentro de la historia. 

En Primera Plana (título con que se conoce en español esta película) sirve como radiografía de nuestro entorno sociocultural. Tenemos a los grandes culpables, aquellos señalados y de quienes deseamos la caída al saber el terrible daño que han hecho. Sin embargo, a diferencia de El Club (gran cinta chilena en donde conocemos de manera más cercana a sacerdotes puestos en una casa de "retiro" debido a conductas poco convenientes), aquí no se busca una comprensión del villano, no tanto para justificarlo sino para humanizarlo. Si hay un acercamiento y vemos la especie de negación en la que puede vivir alguien que no tiene conciencia de las consecuencias de sus actos, es solo un elemento de algo más grande. Lo mismo ocurre con el acercamiento a víctimas. Esta no es una historia sobre ellos, sino sobre la historia que quedará y fue encubierta. 

El enfoque de "la historia detrás de La Historia" es el mayor logro de Spotlight. Si bien la investigación es el eje central de la cinta, quienes la llevan a cabo tienen un trasfondo y una vida que los lleva a tener una tendencia y preocupación sobre el desarrollo de los sucesos, sin embargo lo más importante es mostrar los hechos de manera que tengan un mayor y mejor efecto en una sociedad caracterizada por tener un proteccionismo particular con el sector religioso, el cual es un eje de su desarrollo. ¿Cómo puedes actuar en contra de una institución tan enclavada en la vida regular y que por propio mérito ha hecho bastante bien a sus personas? Esa es una de las razones por las cuales quizás no hay un encubrimiento consciente de los crímenes cometidos por "algunas cuantas manzanas podridas", sin embargo eso no aminora su impacto en las vidas que tocaron.

La autoconfrontación es otro aspecto importante dentro de la historia, y muestra un interés genuino no solo en hacer un análisis y revelación de figuras de la sociedad, sino de las mismas personas que hacen dichas revelaciones. Lo que al principio podría parecer un deseo de evitar el contar una historia, poco a poco ayuda a mostrar los grises en una historia que no tiene solo villanos y víctimas. 

Spotlight es una de las grandes cintas de inicio del 2016. Explora la narrativa de una manera que no se veía desde ya hace algunas décadas y si bien tiene un desarrollo que es tortuoso para los personajes, el resultado es más que memorable. La labor periodística como una necesidad para el análisis y comprensión de una realidad que creamos todos.

1 comentarios :

Clara Salazar dijo...

Un resumen muy acertado de la película es verdad, en realidad lo que más se destaca dentro de la historia es toda la labor periodística que se lleva a cabo. En definitiva lo que destaca de la película
En primera Plana es la forma en la que aborda todo el labor periodístico frente a uno de los temas más controversiales que ha enfrentado nuestra sociedad y país. Una historia contundente, precisa y que a pesar de que mantiene en ocasiones un ritmo narrativo un poco lento mientras se desarrolla, es capaz de tocar esa fibra sensible y mostrar a la audiencia una nueva cara de los casos de pederastía que se suscitaron También cabe destacar las actuaciones ayudaron mucho para que la película no pasara desapercibida.