13 de octubre de 2016

Kubo and the Two Strings

Laika, el estudio de animación estadounidense en stop motion favorite de todos, regresa con el lanzamiento de Kubo and the Two Strings (Kubo y la Búsqueda Samurai). ¿Serán capaces de mantener su record de calidad cinematográfica o tendrán su primer descalabro, como en su momento pasó con Pixar?

Ya se saben la fórmula, pueden escuchar el podcast en el reproductor o dar click derecho y seleccionar la opción "guardar como" aquí. Además de esto, pueden suscribirse y escucharnos en iTunes, Player.fm, Spreaker, Soundcloud, Stitcher, Tune In, Acast, Poddirectory, iVoox, Hearthis.at y recuerden que si son banda, pueden darnos like en Facebook.





Kubo (con la voz de Art Parkinson) vive en una cueva con su madre, quien tras un infortunio padece una severa pérdida de memoria y de capacidades mentales. Para sobrevivir, Kubo va todos los días a una aldea cercana y trabaja como cuenta cuentos callejero, con la pequeña gran diferencia de que con su voz y su instrumento musical puede dar vida a las figuras de origami con las que ilustra las aventuras que narra. Desafortunadamente, las fuerzas del mal están tras Kubo, y este debe emprender una búsqueda de tres ítems que le ayudarán a protegerse. En su búsqueda conocerá a Monkey (Charlize Theron) y a Beetle (Mattew McConaughey) quienes lo guiarán en su búsqueda mientras conocemos la verdadera razón de su cruzada.

Estimados miembros de la academia, por favor ya denle el premio Óscar a la Mejor Animación de Disney/Pixar a alguien que no sea el mastodonte del entretenimiento. Kubo and the Two Strings mantiene la increíble calidad en la animación cuadro por cuadro que ha caracterizado al estudio que se ha dado a conocer por cintas como Coraline o The Corpse Bride e incluso se supera, logrando cosas visualmente increíbles que la mayoría no podría diferenciar de la animación por computadora. Además de la tremenda dedicación que tiene el estudio creado por el que en su momento fue el jefe supremo de Nike (los que fabrican tenis), sus historias se han caracterizado por tener algo que cada vez es más raro encontrar en el cine, especialmente el veraniego, y es una historia que importe a nivel emocional.

La cinta dirigida por por Travis Knight (hijo de Don Nike) narra una historia sencilla y con elementos que podrían parecer predecibles. Sin embargo la manera en que los muestra es emotiva. Todos los personajes tienen fallas notorias (a Kubo le falta un ojo, su madre se muestra catatónica casi todo el tiempo o Bettle no recuerda su pasado, por ejemplo) sin embargo más que mostrarse como discapacidades, son elementos que los vuelven entrañables. La relación amorosa entre el hijo y su madre es el eje de la primera parte, mientras que vamos conociendo sobre la figura de Hanzo, el padre ausente que sacrificó su vida para que Kubo tuviera la propia, así como la relación entre los padres del personaje principal.



Mientras que la mayoría de las historias en donde hay un villano debe haber una confrontación final y el triunfo del bien contra el mal, es una constante el hecho de que el mal debe ser eliminado para que el bien logre imponerse, lo cual usualmente se traduce en “matar al malo”. ¿Es la violencia la solución final a cualquier conflicto? Kubo es un héroe cuya principal habilidad no son los poderes mágicos que ha heredado, sino su capacidad narrativa como trovador oriental. El mayor reto que tiene no es el tomar arma y armadura para combatir, sino lograr un final feliz en su propia historia y puedo decir que lo logra de una manera brillante.

Es interesante el ver como se estrenaron en México dos cintas animadas de bajo presupuesto que son diametralmente opuestas. Mientras que por un lado tenemos el humor vulgar y “adulto” de La Fiesta de las Salchichas, por el otro tenemos una aventura familiar que en su historia muestra una mayor madurez y una verdadera pasión, gracias a la técnica que utilizó para su manufactura. A su vez, mientras que ha habido grandes quejas sobre la falta de reconocimiento para el equipo técnico tras la cinta producida y distribuida por Sony, en Kubo es todo lo contrario. Si tienen que elegir entre ver una o la otra, no hay punto para comparar, incluso si disfrutan del humor pacheco postadolescente.

Desafortunadamente la cinta no sale con muchas copias en su idioma original, así que si la encuentran en un estudio cercano en esa versión, aprovechen. El trabajo de doblaje es a su vez bastante bueno y es encabezado por Cecilia Súarez como Simio, José Luis Piedra como Kubo y Arturo Mercado Jr por el personaje interpretado originalmente por Matthew McConaughey, así que al menos pueden tener la certeza que no tendrán que aguantar las voces de Youtubers o influencer sino que tendrán talento actoral en la narrativa.

A final de cuentas Kubo and the Two Strings es una cinta que si se hubiera estrenado en verano, hubiera reducido la sensación de desencanto que se vivió en el cine de temporada. Afortunadamente llega a tiempo para colocarse entre lo mejor y lo más seguro es que sea la mejor cinta animada del año. Ojalá le haga justicia la revolución y finalmente gane un Óscar por mejor película, aunque ya ha ganado dicho premio en categorías técnicas por su uso de tecnología.