21 de febrero de 2017

The LEGO Batman Movie

La historia ya se la saben: millonario que se siente por encima de la ley se viste de negro y utiliza su fortuna para combatir al crimen en su cruzada solitaria. ¿Qué tiene de diferente la nueva película de Batman en comparación con sus otras apariciones? Pues en esta ocasión veremos la historia contada con juguetitos, para divertimento de niños y ñoños.

Este podcast es traído a ti gracias al apoyo de escuchas como tú. Descubre como puedes ahorrar un dineral evitando películas chafas al escuchar nuestras recomendaciones visitando www.patreon.com/churrosypalomitas . Recuerda, triple doble u, punto patreon, punto com, diagonal churros y palomitas.

Co-Productor del episodio: Jaime Rosales.
Agradecimiento a nuestros Patreons Álvaro Vázquez, Daniel Krauze , Fernando Teodoro , Edith Sánchez y Alejandro Alemán.


Ya se saben la fórmula, pueden escuchar el podcast en el reproductor o dar click derecho y seleccionar la opción "guardar como" aquí. Además de esto, pueden suscribirse y escucharnos en iTunes,  Player.fm Spreaker,   SoundcloudStitcherTune InAcastPoddirectoryiVooxHearthis.at y recuerden que si son banda, pueden darnos like en Facebook.





Will Arnett encarna al Caballero Oscuro quien deberá enfrentar a su mayor oponente: la falta de responsabilidad… o al menos eso es lo que le dice su fiel mayordomo Alfred (el genial Ralph Fiennes que debe hacer más comedia, por favor) ya que por no poner atención resulta que terminó adoptando a un jovencito imberbe interpretado por Michael Cera. Por si fuera poco, debe aprender a trabajar en equipo gracias a la llegada de la nueva comisionada de policía Barbara Gordon (Rosario Dawson quien presta voz y hasta un lunar a la otrora batichica). Todo esto en casi dos horas de harto colorido y mucho juguetito.

Mientras que muchos siguen quejándose amargamente de cómo Warner parece no saber que hacer con sus licencias de súper héroes, el estudio no tiene todos sus huevos en la misma canasta aunque vengan del mismo rancho, lo cual demuestra con The LEGO Batman Movie. Tercera en la entrega del Warner Animation Group (la primera cinta del sub estudio fue The Lego Movie y la segunda una cinta con cigüeñas) no llega a alcanzar ni en taquilla ni en aceptación a la original, pero solo por una mínima diferencia. En esa misma línea, los que la defienden como la mejor película de Batman (o al menos la más divertida) olvidan que la combinación de la franquicia de LEGO junto con Batman debería de tener resultados más favorecedores. Because he’s Batman.



La cinta es dirigida por Chris McKay, que si bien no es precisamente un novato, viene directamente de la dirección televisiva o de películas para televisión, principalmente de la mano de Robot Chicken, lo que lo volvía una opción viable para este proyecto que a final de cuentas nos narra una historia con monitos. Para evitar el posible problema de ritmo debido a que ahora cuenta una historia más larga es que se apoya en la trama de Seth Grahame-Smith (a quien podrán recordar por Orgullo, Prejuicio y Zombies o Abraham, Lincoln: Cazador de Vampiros) la cual fue trabajada por el equipo de comedias televisivas de Chris McKenna, Erik Sommers, Jared Stern y John Whittington.  Curiosamente, a pesar de tanto trabajo de escritura y reescritura (y no los vi chillando por cada cambio del guión o rumor que se soltaba al respecto) se nota el manejo de humor basado en sketches, aunque estructurado de una manera más orgánica que cualquier cosa que los implicados han hecho antes. Sin embargo, elementos del mismo guionista son presentes aquí, haciendo una mezcla que si bien no incluye a la alta clase británica con  los zombis, pasa de una deconstrucción a ser pretexto para chistes superficiales.

Mientras que el humor y las múltiples referencias son las claves del hecho de que la cinta cuente con tan buena recepción, su mayor atributo es el hecho de que es consciente del tipo de producto que representa. Sabe que es una obra de entretenimiento que no necesita atarse a las reglas de la continuidad establecidas por retentivos anales y puede darse el lujo de honrar y a su vez mofarse de la historia de uno de los personajes más emblemáticos de la cultura pop del siglo pasado. Además de esto cuenta con un privilegio que ningún director de acción real de las franquicias de Warner Brothers tiene: la capacidad de usar cualquier personaje que desee, sin importar si tiene sentido o no para su historia.

Este gran privilegio se aprovecha pero también es uno de sus grandes defectos. Mientras que Batman cuenta con una de las mayores y mejores galerías de villanos que un personaje ficticio puede tener, importa personajes reconocidos de otros medios, siguiendo la misma fórmula establecida en La Película LEGO original. Sus inclusiones solo sirven para los gags ocasionales, traídos de la escuela de Robot Chicken y después son olvidados, como niño que usa sus juguetes solo cuando le llaman la atención.

Siguiendo una línea similar está el manejo referencial. Si eres conocedor de la historia del cruzado encapotado encontrarás referencias cada 5 minutos que al menos provocarán una risita. Mientras que el inicio y el final de la cinta muestran un excelente manejo, la parte media decae principalmente debido al uso constante de las referencias, volviéndose repetitivo y haciendo que la historia se base más en lo que el espectador puede relacionar que en lo que el autor está contando por sí mismo.

¿Cuál es la trascendencia que tiene una aventura si no hay algo en riesgo para nuestros personajes? Gracias al hecho de que estos son interpretados por juguetes, podemos ver destrucciones masivas (de esas tan criticadas en el cine de Bay o Snyder) y hasta muertes explícitas, las cuales se aligeran con una vocecilla que dice “estoy bien”, tratando de recordarnos que a final de cuentas, todo son juguetes dentro de una ficción. Desafortunadamente esto va en detrimento del impacto de las amenazas, especialmente cuando vemos como nuestro personaje principal es capaz de desarmar y rearmar cualquier cosa por lo que la mayor amenaza sería el recoger los juguetes al terminar de jugar.




Dentro del manejo de personajes encontramos también elementos desequilibrados. Will Arnett y Ralph Fiennes son quienes cumplen perfectamente con sus papeles, seguidos por un Michael Cera y Rosario Dawson que tardan en encontrar una voz propia y se sienten incómodos en el proceso, teniendo al final a Zach Galifianakis y el resto de los villanos que no tienen mayor mérito más allá del chistorete fácil, sin importar si son Doug Benson burlándose del Bane de Nolan o Zoë Kravitz interpretando a a una Gatúbela cuyo mayor atributo es decir “Miau, Miau”. Mención aparte merecen las apariciones de Siri como la baticomputadora o a quien sea que haya hecho los “piu”, “piu”, “piu” de los disparos que probablemente sea lo más memorable.

Si van a ver la cinta en español, tengan la confianza de que encontrarán un gran trabajo, especialmente porque se cuenta con actores y no yutubers o “estrellas” en el doblaje. Jesús Vallejo hace la traducción y encontrarán voces conocidas como la de Irwin Daayán, José Antonio Macías o Mario Arvizu entre otros. Sin embargo, parte del atractivo de la cinta es escuchar las voces originales.

A final de cuentas, la película de LEGO Batman es una propuesta divertida que sin embargo se encuentra por debajo de la calidad de la iniciadora de la franquicia de juguetes. Desde luego es muy disfrutable, pero serán tremendamente hipócritas si terminan alabándola y por otro lado dicen odiar el humor referencial de Seth McFarlane o el mismo Robot Chicken, ya que son obras que vienen cortadas de la misma tijera, logrando una cinta más disfrutable para ñoños que para niños, debido desde luego a las referencias que ellos considerarán como muestra de una historia inteligente ya que ellos las pueden ubicar.