8 de febrero de 2017

Zoom

¿Qué tan reales pueden ser los personajes de una historia que estás contando si al final de cuentas son parte de una ficción? Esta y otras preguntas son presentadas en la ópera prima del director brasileño Pedro Morelli.

Este podcast es traído a ustedes gracias al apoyo de escuchas como tú. Visita nuestra página en Patreon para descubrir como obtener contenido extra y poder apoyar este proyecto.

Co-Productor del episodio: Jaime Rosales.
Agradecimiento a nuestros Patreons Álvaro Vázquez, Daniel Krauze y Fernando Teodoro.


Ya se saben la fórmula, pueden escuchar el podcast en el reproductor o dar click derecho y seleccionar la opción "guardar como" aquí. Además de esto, pueden suscribirse y escucharnos en iTunes,  Player.fm Spreaker,   SoundcloudStitcherTune InAcastPoddirectoryiVooxHearthis.at y recuerden que si son banda, pueden darnos like en Facebook.




Emma (interpretada por Alison Pill) trabaja en un negocio dedicado a la manufactura de muñecas para usos sexosos, más específicamente, dándole la maquillada y toques finales a las muñecotas. Tiene una relación satisfactoria con su novio Bob (Tyler Labine) y en sus ratos libres, además de dejarse querer por el gordito bonachón, utiliza sus habilidades para el dibujo haciendo sketches de ella como su figura idealizada (con tremendos magumbos, que no tiene en su cuerpecito) así como una historieta en donde ocurra la acción que no tiene en la vida real.

Edward (interpretado por Gael García) es un director de cine que está preocupado por la producción de su nueva cinta. Cansado de haber sido estereotipado como el clásico director de cine lleno de adrenalina y testosterona prefiere contar una historia más personal: la de una mujer que se dedica al modelaje pero cansada de la buena vida que tiende, decide alejarse a realizar actividades intelectualmente más retadoras y creativas.

Michelle (interpretada por Mariana Ximenes) es una modelo con una vida cómoda y un novio que la trata bien pero puede ser un poco aprehensivo en ocasiones. Debido a esto es que Michelle busca alejarse un poco y viaja a un rincón de Brasil para dedicarse a escribir un libro mientras se encuentra a si misma. Dentro de este contará la historia de una chica muy creativa que no siente mucha confianza en su físico y para compensarlo decide ponerse implantes de silicona, mientras se ve en una serie de enredos en donde hasta tráfico de drogas hay. Ah, y en caso de que no lo hayan notado, las tres historias están interconectadas.




Zoom es un proyecto interesante que cae en una delgada línea que está entre el cine comercial y el supuestamente "de arte" debido a su narrativa. Mientras que tiene un cast con trayectoria variada que les permite ser reconocidos (todos han tenido presencia en televisión o medios digitales en uno o varios países, además de la ocacional aparición cinematográfica) se da el lujo del manejo de una metanarrativa ligeramente rebuscada que usualmente sería mas acorde a proyectos más intelectuales.

Es quizás el juego de narrativas el que entorpece el manejo de la historia. Todo se basa en la causa y efecto. Las decisiones que Emma toma sobre Edward (el director de cine que protagoniza su propuesta de cómic) terminan afectándola a ella, sin embargo con esto se deja de lado el hecho de que es una narrativa en tres niveles, de los cuales dos son interpretados en acción real y el otro es animado en base a rotoscopeo. Dos de las historias, a pesar de contar con estéticas distintivas, se mezclan de una manera no tan orgánica, siendo mejor integrada la animación en la relación creador-creación.



Mientras que hay estéticas distintas, la mejor definida sigue siendo la que se enfoca en la historia de Emma y Bob, teniendo guiños al trabajo de los Coen con esa delgada línea entre la realidad y el absurdo. Es la que tiene mayor peso dramático y acción, situándose perfectamente en el punto medio entre la ficción total y la aburrida realidad.

Así como cuando un trabajo en el que se compilan varios cortometrajes es muy desigual, ocurre de manera similar con la cinta. El problema no es la diferencia en los arcos y el manejo de los mismos en las historias, sino que no se sienten plenamente integradas. El karma que se da entre la creación y el creador no se muestra de una manera efectiva y se siente más como producto secundario de una buena idea. La misma se ha mostrado de mejor manera en cintas como Adaptation (El Ladrón de Orquídeas) o Stranger than Fiction y esta cinta muestra como el agregar tantos supuestos niveles de narrativa dentro de la narrativa no es conveniente.




A pesar de esos detalles Zoom es una cinta interesante que maneja buen ritmo en la mayor parte de la historia. Eso aderezado con uno que otro gag la posicionan arriba del palomazo, volviéndola algo digno de verse, aunque esto sea en Netflix o Amazon Prime Video.

2 comentarios :

Cris Mendoza dijo...

Fíjate que sí me gustó. Está loca pero me gustó...

Dan Campos dijo...

Pos es que los mega magumbos de la Pill. :p

¡Ja, ja! La cinta maneja buen ritmo y es divertida buena parte. Lástima que la historia de la brasileira se siente de más. De hecho no aparece en ningún trailer.