8 de marzo de 2017

Logan

En un mundo en donde los mutantes son una verdadera minoría minoritaria (excepto en YouTube, donde 12 de cada 10 reseñistas salen a relucir sus garras y presumir sus habilidades extraordinarias) nos encontramos con una verdadera rareza: una historia personal en donde la historia y  los personajes son el eje principal, no la necesidad de un estudio por explotar franquicias hasta el fin del mundo. Sí, de eso se trata la ya muy comentada película de Logan.

Co-Productor del episodio: Jaime Rosales
Agradecimiento a nuestros Patreons Álvaro VázquezDaniel Krauze,  Fernando TeodoroEdith SánchezAlejandro Alemán y Juan Espíritu.

Ustedes también pueden apoyar estos bonitos juegos del hambre en www.patreon.com/churrosypalomitas


Ya se saben la fórmula, pueden escuchar el podcast en el reproductor o dar click derecho y seleccionar la opción "guardar como" aquí. Además de esto, pueden suscribirse y escucharnos en iTunes,  Player.fm Spreaker,   SoundcloudStitcherTune InAcastPoddirectoryiVooxHearthis.at y ¿en Mixcloud? Además recuerden que si son banda, pueden darnos like en Facebook.




El mundo ha cambiado. James Howlet, mejor conocido como Logan (interpretado por Hugh Jackman) vive el día a día como conductor de Uber Limo mientras trata de completar para el gasto y mantener a su familia compuesta por Caliban (Stephen Merchant) y su padre putativo y ex profesor Charles (el inconfundible Patrick Stewart, quien al parecer usó Minoxidil ya que ya tiene cabello).  Es entonces cuando es contactado por una enfermera que le encomendará una misión complicada: el llevarla a ella y la pequeña Laura (Dafne Keen) a un lugar seguro, ya que alguien busca eliminar cabos sueltos.

¿Es posible que una franquicia cansada pueda generar obras que resalten? Especialmente si consideramos que el género en el que compite atasca las pantallas de cine en temporada veraniega buscando el derroche de efectos especiales y la eterna promesa de que la historia no termina, solo continúa en otra película.



James Mangold retoma al personaje favorito de los Hombres X y lo despoja de todos los elementos que le han rodeado, pero no de la esencia que lo caracteriza. Es el futuro cercano y no se aproxima la extinción mutante. Esa ya ocurrió. En lugar de ser un suceso de proporciones apocalípticas, fue algo que no tuvo tal trascendencia. Entre los pocos sobrevivientes están los personajes mencionados quienes solo desean sobrevivir y quizás, como buenos hombres trabajadores, juntar el suficiente dinero para escaparse en un yate en altamar. Sin embargo, ¿qué pasa cuando situaciones cotidianas atacan a personas extraordinarias?.

La relación entre Charles y Logan es entrañable y finalmente llega a un punto de verdadero interés. Fuera de ser el eterno mentor, solemne y sabio, el personaje interpretado por Patrick Stweart tiene más de 90 años y una enfermedad degenerativa en el cerebro. Su cerebro está clasificado como un arma de destrucción masiva ya que recordemos que fue uno de los personajes más poderosos de la saga de los X-Men. ¿Qué ocurre cuando combinamos ambos factores? Tenemos una bomba de tiempo a la cual no podemos desactivar completamente, solo contener. Tú padre puede ser alguien que tenga arranques peligrosos debido a un padecimiento, pero sigue siendo tu padre y buscas hacer pasajero su sufrir.

En la historia principal tenemos ese pase de estafeta. Logan, quien siempre fue un solitario, es la cabeza de una familia y ahora le toca cuidar (a regañadientes) de un nuevo integrante. Alguien que tiene más en común con él de lo que le gustaría creer. Ahora debe enseñar y educar a alguien que si bien tiene la capacidad para lidiar con situaciones fuera de su control, carece precisamente del mismo para reconocer las consecuencias de sus actos.



Mientras que las películas de los X-Men de Singer saben como tratar los elementos telenoveleros y las interacciones, carecen de la capacidad de mostrar los efectos de la violencia y sus consecuencias en quienes la llevan a cabo. La mansión X ha sido destruida casi en todas las películas, pero eso no importa ya que siempre será reconstruída, por lo que el desastre es irrelevante, casi tanto como que en cada pelea Wolverine fuese atacado, sacara sus garras, gruñera amenazante… y al final solo diera una patada.

La película de Logan es consecuencia del buen manejo que la Fox ha tenido al tratar a los personajes licenciados de Marvel recientemente.  Deadpool fue desmadre para adultescentes e impuso la moda de las películas con clasificación restringida. Logan aprovecha eso pero en lugar de desmadre usa los elementos a su disposición. La cinta es para adultos no porque contenga violencia explícita o palabras altisonantes. La cinta es para adultos debido a que nada contracorriente de las modas y tendencias del cine comercial. Se enfoca en un drama personal con un cast reducido, tomando elementos de western, coming of age, thriller y ciencia ficción, pero no una ciencia ficción en donde tenemos naves voladoras, sino en que la ciencia crea un producto que tiene repercusiones en la vida de nuestros personajes.  Toma elementos cotidianos y los muestra de manera precisa. Si te ha tocado cuidar a un adulto mayor o a un menor de edad, encontrarás factores de identificación en secuencias tan simples como el ir al baño o el comprar dulces en una tienda. Son cosas sin relevancia que sin embargo ayudan a establecernos que el mundo en el que estamos no sale de las viñetas y los cuatro colores, el cual enaltece la fantasía.



Logan, como personaje y como película, muestra un grado de madurez. James Mangold no es un jovencito salido de la televisión y si bien ya había tomado las riendas del personaje con The Wolverine, sus mejores trabajos son Girl, Interrupted, Walk the Line o 3:10 to Yuma. Toma elementos de esos tres manejos narrativos y los incorpora de manera eficaz.  Es acompañado por  Michale Green en la escritura, quien casualmente trabajó en el guión de Green Lantern, pero cuya carrera ha tenido un crecimiento consistente, siendo el actual showrunner de American Gods. La trinidad a la cabeza de esta entrega se complementa con el trabajo de Scott Frank. El escritor de Marley & Me ayuda trayendo peso dramático a la historia, y entre los tres muestran que la industria puede tener esos destellos de madurez, la cual no se mide en una clasificación sino en la calidad que alcanza una cinta terminada.

¿Puede un estudio o la audiencia tomar las lecciones equivocadas de un caso de éxito? Ese era el miedo de varios tras el éxito de Deadpool. Todo pintaba para llegar a una época oscura, violenta y “madura” en las adaptaciones, como en los 80’s y 90’s en los cómics.  Afortunadamente Fox nos demuestra que han aprendido de los errores y no busca repetir fórmula, sino contar una historia que aunque está ubicada dentro de un universo más amplio, se siente cercana y con elementos que reflejan nuestro entorno actual, la cual da la casualidad que está siendo estelarizada por personajes que hemos visto con momentos más coloridos. Lejos queda el Profesor X que reflejaba incluso una tensión sexual con su mejor amigo, con quien aparece en casi todas las películas de la franquicia. El Universo de los X-Men tiene un nuevo alfa y omega con los cierres de la saga de Wolverine y el lanzamiento de la serie de Legion, en donde ojalá tenga una recepción que refleje que el público también ha madurado.